La Región de Murcia ha mejorado el sistema de atención a personas mayores con la teleasistencia avanzada para reducir los riesgos, sustituyendo un tercio de los dispositivos por otros más avanzados aportados por la empresa Televida Servicios Sociosanitarios.

Evitar los accidentes domésticos y reducir el máximo los riesgos es el objetivo del nuevo sistema de teleasistencia que ha puesto en marcha el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), dependiente de la consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia. Si hasta ahora los beneficiarios contaban con detectores de caídas, con los que avisaban en el caso de sufrir un accidente en el hogar, ahora también dispondrán de detectores de movilidad, de fuego, de gas y de monóxido de carbono.

El director del IMAS, Fernando Mateo, ha explicado que “se trata de avanzar e incorporar los nuevos sistemas en la atención a mayores para mejorar la calidad de vida de las personas dependientes y las de sus cuidadores”.

Los nuevos detectores de seguridad están siendo incorporados por Televida de forma paulatina a los hogares de los beneficiarios del servicio de teleasistencia, sistemas avanzados que ya se han instalado en el 32% de las viviendas. En el caso del monóxido de carbono el dato es menor, debido también a su complejidad, dispositivo que se encuentra en el 7% de los hogares. En este sentido, Mateo recordó que «éste es un grave problema, ya que se fallece sin darse cuenta, lo que ha llevado a denominarlo la muerte silenciosa».

Aunque en la actualidad sólo un tercio de los mayores que tienen servicio de teleasistencia a través del IMAS cuentan con estos mecanismos, el objetivo es llegar a todos, de ahí que se haya incluido como condición para futuros contratos.

El límite de la intimidad
Entre las últimas incorporaciones se encuentran los detectores de movilidad, instalados en la puerta del dormitorio principal y que avisan al centro de coordinación cuando no han detectado movimiento dentro del tiempo establecido. Así, un asistente llama al domicilio para comprobar si le ha ocurrido algo al mayor. Por su parte, los de fuego o gas funcionan como los sistemas de humos que hay en techos de hoteles, oficinas o edificios públicos.

El director del IMAS ha comentado que “realmente el único límite que tenemos es la intimidad de las personas, de lo contrario se podría tener monitorizada toda la vivienda y saber dónde se encuentra en cada momento la persona que necesita ayuda. Algo que ya funciona a título particular, pero que no sirve para un servicio público. Fernando Mateo también ha recordado que al igual que la tecnología actual no es igual que la que existía hace cinco años, cuando sólo se contaba con el botón de aviso de caídas, tampoco lo será dentro de diez más, “por lo que debemos luchar para continuar incorporando estos avances a la seguridad de los mayores”.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 14 Nov, 2011
• Sección: General, Salud

game of thrones slot review http://gameofthronesslotgame.com/