Para prosperar en la economía actual, es necesario colaborar con colegas, partners y clientes de todo el mundo en un instante para gestionar los negocios de una empresa, llevando la experiencia de la telepresencia a un nivel totalmente nuevo a través de la colaboración, según Xavier Cirac, director de Desarrollo de Negocio Comunicaciones Unificadas de Unitronics.

Los términos “Telefonía IP”, “Comunicaciones unificadas”, “Videoconferencia” e incluso “Telepresencia” pertenecen a tecnologías que ya se han ido implantando los últimos años en mayor o menor medida en las empresas. Los motivos han sido varios, pero casi siempre incluían, como mínimo, el ahorro de costes como consecuencia de una reducción en viajes y en la consolidación de redes.

Por otro lado, la realidad es que las empresas se están encontrando que en sus redes se ha ido formando un SIMO de soluciones diferentes que se han ido implantando con los años y que en ocasiones son difíciles (y por tanto caras) de integrar y de mantener. La realidad es, además, que cada una de ellas soluciona sólo parcialmente la necesidad final y real de los usuarios: colaborar en un entorno cada vez más móvil y más descentralizado.

Conscientes de ello, la mayoría de fabricantes están ya olvidando el foco en todos estos conceptos y están creando una estrategia consolidada para aportar soluciones al nuevo paradigma: la colaboración.

Los fabricantes ya no están centrando sólo sus inversiones en I+D en sacar nuevos protocolos de audio o video, o nuevos terminales con un diseño diferente, sino que su nuevo foco es garantizar la interoperabilidad y posicionarse como el motor central de estos nuevos entornos colaborativos. Protocolos como SIP, H.323, etc. están estandarizando la interconectividad entre endpoints de videoconferencia, telepresencia o telefonía, y por tanto la guerra ya no está tanto en quien tiene el mejor dispositivo endpointsino en qué fabricante conseguirá ser la solución core de los entornos de colaboración.

Entorno cloud

Pero, ¿qué pasa en las empresas? En la colaboración real es donde está verdaderamente el aumento de productividad y su consiguiente reducción de costes. Este concepto, junto con el entorno macroeconómico actual, está haciendo que desde todos los estratos de las empresas ya se estén demandando soluciones que permitan a los empleados colaborar (y aumentar su productividad) desde cualquier lugar en cualquier horario y desde cualquier dispositivo. El incremento experimentado en las tecnologías basadas en cloud o en la virtualización de escritorio (VDI) no es más que otro ejemplo de la necesidad de resolver esta situación.

Google, Cisco y Microsoft entre otros, son conscientes de ello e intentan liderar a su vez el segmento cloud, con soluciones de colaboración en sus suites de Google Apps (Google Talk), MS Office365 (Lync Online) y Cisco Webex, complementados por los servicios de multiconferencia y colaboración cloud que ofrecen los integradores de servicios como hacemos en Unitronics, o fabricantes como Lifesize.

Nuevo iPad3

Por otro lado, el pasado 7 de marzo se presentó al mercado el nuevo iPad3 de Apple, la tercera versión del tablet de la empresa de la manzana y evolución del iPad 2, que incluye algunas novedades como una pantalla de mayor resolución HD Retina Display, el procesador Apple A6 Quad-Core, la batería mejorada y el doble de memoria RAM.

iPad está transformando paulatinamente el modo en que sus usuarios se relacionan con los contenidos a los que tienen acceso, y el cambio fundamental está en la experiencia que aporta este tipo de dispositivo. Pero no sólo está cambiando el modo en que los usuarios domésticos acceden a los contenidos de Internet (videos, redes sociales, correo, libros electrónicos,…), sino que también está revolucionando el modo en que los usuarios empresariales acceden a los contenidos y aplicaciones de su empresa.

Igual que pasó con iPhone, ya no sólo los VIPs de las empresas utilizan estos dispositivos, sino que su uso es generalizado en empleados de cualquier departamento y jerarquía. Este hecho, junto con su réplica en los smartphones (iPhone y Android básicamente) y junto con las cada vez más extendidas redes de datos móviles, está también ayudando a cambiar el paradigma del empleado móvil de la empresa. La empresa ya no deberá centrar sus esfuerzos en homologar dispositivos móviles, sino que deberá permitir que el usuario utilice cualquier dispositivo (el que más le convenga) y garantizar que puede utilizar las herramientas de la compañía y que puede colaborar con el resto de empleados, lo que se conoce habitualmente con las siglas inglesas Byod o “BringYourOwnDevice” o consumerización.

De acuerdo, pero ¿qué tipo de uso hacen los usuarios de esta nueva conectividad? Según un estudio de Allot, en 2011 un 42% del tráfico de Internet ya fue de vídeo, y según Cisco en 2014 este tráfico llegará a ser un 90% del tráfico de red, sin olvidar que el 100% de los teléfonos móviles incorporan cámara de serie.Las capacidades de vídeo de estos dispositivos permitirán un nuevo nivel de colaboración, pero a su vez obligará a revisar las redes actuales de las empresas.

¿Quién no se ha descubierto llamando desde el móvil a un contacto estando sentado en su puesto de trabajo? ¿Quién no se ha descubierto mirando un email desde el iPhone cuando tenía el portátil al lado?… ¿Quién no se va a descubrir en pocos meses haciendo una videoconferencia desde su iPhone con un compañero de la empresa o con una sala de reuniones?

Por otro lado, todos estos nuevos hábitos de uso están cambiando también los patrones de tráfico de las redes. Parte del tráfico que antes circulaba desde el PC a la red cableada, ahora se está moviendo a los dispositivos móviles y tablets y a su vez a las redes Wireless y redes de datos móviles 3/4G. Conscientes de ello, los fabricantes están ya utilizando este hecho para lanzar sus nuevas soluciones y sus mensajes de marketing : Cisco dice que estamos entrando en la era “Post-PC”, mientras que Microsoft lo replica alegando que estamos entrando en la era “Post-Switch”… y posiblemente ambos tengan razón.

Estrategia de colaboración

De acuerdo, tenemos usuarios cada vez más móviles, un número creciente de tablets y smartphones no homologados y que tengo que conectar a mi red, tráfico de vídeo creciendo exponencialmente, usuarios cada vez más habituados a las redes sociales, mis soluciones de ToIP y de videoconferencia ya implantadas… y ¿qué tengo que hacer con todo esto si, además, no tengo presupuesto?

1. En primer lugar lo más importante es pararse a pensar. Del mismo modo que las empresas disponen de un Plan Director de Sistemas o un Plan Director de Seguridad, tendremos que ir pensando en crear un Plan Director de Colaboración. No sirve de nada ir solucionando los diferentes problemas de manera aislada si no disponemos antes de una estrategia global de colaboración. ¿Qué deberemos analizar en esta estrategia? Entre otros:
a. Punto de partida. Las herramientas y servicios actuales que podemos ofrecer a nuestros usuarios.
b. Los perfiles de los usuarios y las necesidades de colaboración de estos perfiles. No todos los usuarios son iguales ni requieren del mismo nivel de colaboración.
c. Las repercusiones que las nuevas soluciones puedan tener en nuestras redes cableadas y wireless actuales.
d. Organización interna en IT. ¿Tiene sentido gestionar desde departamentos o equipos diferentes vídeo, voz y datos?.¿Creamos o adaptamos un equipo específico para la colaboración?
e. El aumento de productividad que implantar colaboración puede traer a nuestra empresa para cada perfil y su impacto en el ROI.

2. En segundo lugar tendremos que adaptarnos (Si no puedes con el enemigo, únete a él). El tiempo y dinero que ahora gastamos en homologar lo tendremos que utilizar para permitir que los usuarios utilicen su dispositivo preferido garantizando:
a. Control de los dispositivos: Será indispensable una gestión mediante una herramienta de MDM (Mobile Device Management) que nos permita gestionar, bloquear, mantener y provisionartablets y smartphones.
b. Seguridad: Será indispensable garantizar que el acceso a los datos de nuestra empresa es seguro, ya que estos dispositivos pueden ser un punto nuevo de entrada de virus, accesos no autorizados y fuga de información.
c. Independencia de los entornos corporativo y personal. Mediante la utilización de tecnologías como VDI, virtualización de aplicaciones, o permitiendo varios entornos diferentes en el dispositivo (hay algunas herramientas de MDM que lo permiten).
d. Soporte: Formar a nuestros administradores y help-desk en estos sistemas operativos (iOS, Android)

3. Estudiar o buscar nuevos modelos de costes basados en servicios. La implantación de modelos aaS, Cloud o de pago por uso en algunos entornos posiblemente nos servirán para diluir la inversión requerida en tiempo, garantizando el servicio y diluyendo el riesgo en estos tiempos convulsos en los que vivimos y viven nuestras empresas. ¿Por qué no colaborar en la nube?

En definitiva, las empresas no deben sólo adaptarse a este nuevo paradigma colaborativo, sino que es su momento de beneficiarse de él, convirtiendo la necesidad de colaboración en aumento de productividad.

Xavi Cirac

Director de Desarrollo de Negocio Comunicaciones Unificadas en Unitronics

 

 

 


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 20 Mar, 2012
• Sección: Telepresencia / Videoconferencia, Tribunas

game of thrones slot review http://gameofthronesslotgame.com/