Cien años después del hundimiento del transatlántico más famoso de la Historia, se ha inaugurado en Irlanda Titanic Belfast: el mayor centro interactivo sobre el Titanic del mundo, que ofrece la posibilidad de adentrarse en la historia del legendario buque que zarpó desde la capital norirlandesa y la tragedia en la que murieron más de 1.500 personas.

Un museo dedicado al Titanic, el barco que naufragó en las gélidas aguas del Atlántico, el 15 de abril de 1912, ha abierto en la ciudad de Belfast (Irlanda del Norte). Se trata de un centro interactivo que recorre y muestra la historia, la magia y la leyenda de este icono de la navegación. Se encuentra en un edificio de seis plantas situado en el distrito Titanic Quarter, cuya fachada tiene la forma de cuatro proas con la misma altura que el famoso barco, desde la quilla hasta la cubierta.

Titanic Belfast es un sobrecogedor recorrido que tiene a este barco como protagonista, desde su concepción, cuando sólo se trataba de un proyecto plasmado sobre papeles y concebido para convertirse en la nave más lujosa e imponente jamás vista, hasta el momento en el que sus restos fueron descubiertos a 4.000 metros de profundidad en el Atlántico Norte.

El edificio interactivo -en cuyas obras se invirtieron tres años, los mismos que duró la construcción del Titanic- cuenta con nueve galerías de interpretación repartidas en seis plantas donde se narra de forma interactiva la historia del Titanic desde su construcción hasta el descubrimiento de sus restos en el fondo del océano Atlántico. Didácticas proyecciones, películas originales de la época y realistas reproducciones de sus diferentes estancias reviven el viaje en el Titanic como si hubiésemos regresado a 1912.

9 galerías

La visita comienza en la próspera ciudad de Belfast hace cien años (galería 1), donde se construyó el barco de pasajeros más grande y lujoso del mundo. Aquí se descubre una ciudad industrial de principios del siglo pasado, líder mundial en el sector de la ingeniería y de la construcción naval, y termina la primera parte de este recorrido en el astillero Harland & Wolff, donde nació el famoso barco.

La segunda etapa (galería 2) introduce al visitante en la construcción, invitándole a vivir en primera persona todo el proceso a través de un recorrido por el astillero con imágenes en vídeo filmadas hace cien años y modelos de tamaño real. A la salida del astillero, el visitante se encuentra mirando en dirección a las gradas donde yacía el barco. Su recreación a través de material histórico permite una perspectiva auténtica de lo que significó aquella obra de ingeniería (galería 3).

La galería 4 es un reflejo del interior del barco, desde las técnicas de ingeniería empleadas y la maquinaria hasta el lujo con el que se pensó cada detalle de las cabinas, el diseño de los muebles, la tapicería… Aquí uno puede descender por la gran escalera que presidía el salón del barco, conocer cómo vivían los pasajeros de primera, segunda y tercera clase a través de reconstrucciones y recorrer las zonas comunes.

Primer y último viaje

El viaje inaugural también tiene un espacio propio (galería 5), donde se muestra la partida desde Southampton (sur de Inglaterra) y el inicio de la travesía por el Océano Atlántico rumbo a Nueva York. La travesía se vio interrumpida en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, al chocar el barco contra un iceberg frente a las costas de Terranova. Este trágico momento se recoge (galería 6) a través de elementos visuales y efectos de luz y sonido, reviviendo el drama y la desesperación con el hundimiento del barco.

La investigación y documentación dan paso a la siguiente etapa del recorrido (galería 7), donde se tiene acceso a numerosos detalles, grabaciones, reconstrucciones… que intentaron dilucidar los motivos que llevaron al hundimiento del barco (galería 7) y, más tarde, al mito, a la leyenda y a reportajes de la época, historias y películas que durante cien años han mantenido viva la magia del Titanic (galería 8).

Por último, la muestra lleva al visitante a 4.000 metros de profundidad en las frías aguas del Atlántico Norte, donde está sumergido el Titanic. Las sobrecogedoras imágenes muestran el barco tal y como se encontraba cuando fue descubierto en 1985 por el oceanógrafo americano Robert Ballard, partido en dos, y culmina el recorrido con acceso a material único sobre el naufragio e impresionantes detalles sobre el hallazgo.


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 2 Abr, 2012
• Sección: Infraestructuras, Simulación