Un miembro de la comunidad de usuarios de los foros del NUI Group, Bastian Broecker, ha combinado Kinect, un láser infrarrojo y el PlayStation Eye con un software de seguimiento del rostro para hacer que una mesa común y corriente se transforme en una con realidad aumentada tridimensional.

Bastian Broecker ha desarrollado una mesa interactiva en la que combina el Kinect de Microsoft junto a la cámara PlayStation Eye. El proyecto persigue convertir una superficie plana, como la de una mesa, en un interfaz de interacción de aplicaciones de realidad aumentada, es decir, combinando imágenes reales de nuestro entorno con imágenes artificiales. Para conseguirlo, se ha utilizado un proyector, un Kinect, una cámara PlayStation Eye, cuatro láseres de infrarrojos, un espejo, un cristal y un ordenador para obtener como resultado una superficie en la que proyectar una imagen e interactuar con ella tocando sobre la misma superficie de proyección.

El proyector se ubica justo debajo de la mesa y el haz de luz proyectada se refleja sobre un espejo dispuesto con un ángulo de inclinación tal que permite rebotar el haz sobre el cristal de la mesa. Justo al lado del proyector se ubica la cámara PlayStation Eye cuya misión será seguir los movimientos de las manos y los dedos del usuario que esté manejando la pantalla y, para obtener mayor precisión, la captura de la posición y el movimiento se apoya en los 4 láseres de infrarrojos que se distribuyen por las cuatro esquinas de la mesa. Kinect se encarga de controlar la ubicación de la cabeza del usuario para que la imagen proyectada en la pantalla se adapte siempre a su punto de vista de manera que si el usuario mueve la cabeza, el sistema moverá la imagen para que el usuario no perciba diferencia al cambiar de posición y emule una proyección en 3D.


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 2 May, 2012
• Sección: Proyección, Realidad Aumentada, Simulación