Los beneficios que resultan de incorporar soluciones de videoconferencia y telepresencia al entorno laboral no se limitan únicamente a la reducción de costes y de viajes de trabajo, según Alberto Fernández, director de Colaboración en Cisco España. La mejor colaboración entre los equipos, el incremento de ventajas competitivas y la creación de un marco de confianza con clientes, partners y proveedores son otras de las ventajas que justifican su crecimiento exponencial.

Según el último informe Cisco VNI (Visual Networking Index), en tan solo tres años el vídeo supondrá aproximadamente el 60 por ciento de todo el tráfico generado por los consumidores en Internet, de forma que tres billones de minutos de vídeo o el equivalente a seis millones de años de contenido de vídeo cruzarán la Red cada mes. Así, la comunidad global de vídeo en línea estará compuesta por 1.700 millones de usuarios, mientras el vídeo móvil será responsable de generar un 70 por ciento de todo el tráfico de datos móviles, frente al 45 por ciento contabilizado en 2011.

En el ámbito corporativo, las comunicaciones de vídeo -especialmente la videoconferencia y la telepresencia- están transformando el mundo de los negocios de forma radical, estableciendo un nuevo escenario de colaboración con tres beneficios fundamentales: ahorro de costes, incremento de la productividad y una relación más estrecha con clientes, partners y proveedores.

Ahorro de costes y máxima productividad

Según las consultoras Wainhouse y Gartner, la videoconferencia y la telepresencia pueden reducir un 30 por ciento los gastos de viaje y representación de las empresas. En España, esto supondría un ahorro aproximado de 4.000 millones de euros sobre los cerca de 13.000 millones de euros que nuestras organizaciones destinan a esta partida.

Como ejemplo, desde que Cisco utiliza las soluciones de telepresencia (octubre de 2006), hemos evitado más de 270.000 desplazamientos a escala global, ahorrando más de 1.000 millones de dólares en gastos de viaje y 400 millones en mejora de la productividad. Y es que, según el estudio Cisco Connected World Technology Report, el 48 por ciento de las compañías españolas que utilizan la telepresencia y videoconferencia con frecuencia (una o más veces por semana) pueden ahorrar entre dos y seis horas de trabajo a la semana, y el 8 por ciento eleva esta cifra hasta más de siete horas.

Estas herramientas también contribuyen a proteger el medio ambiente. Calculamos que 98 horas de telepresencia evitan lanzar a la atmósfera las mismas emisiones de CO² que se producen en un viaje en avión entre San José (California) y Nueva York. Así, en Cisco ya hemos conseguido reducir las emisiones de gases con efecto invernadero en 590.000 toneladas métricas, el equivalente a retirar de las carreteras más de 100.000 coches.

Nueva experiencia de usuario

Tanto la videoconferencia como la telepresencia cuentan con audio de alta calidad y vídeo de alta definición, generando una nueva experiencia de usuario que permite, gracias a la difusión de la banda ancha, que las personas interactúen con una enorme facilidad y naturalidad, aunque se encuentren a miles de kilómetros de distancia.

Gracias a la combinación de innovadoras tecnologías inmersivas, la telepresencia va aún más allá, creando un entorno único de audio y vídeo que facilita una interacción máxima donde los interlocutores tienen la sensación de estar sentados en la misma sala. Además, al integrar otras herramientas de colaboración, como la posibilidad de grabar la sesión en vídeo de alta calidad o de compartir el escritorio de un PC situado en otro lado del mundo, las reuniones sustituyen en gran medida a los viajes de negocio.

De esta forma, la videoconferencia empresarial se incrementará diez veces entre 2009 y 2014, creciendo casi tres veces más que el tráfico IP empresarial en general y aumentando a un ratio anual del 57 por ciento, mientras las videoconferencias en alta definición representarán más de la mitad del total en 2014.

Al alcance de todos

Aunque hasta no hace mucho las comunicaciones de vídeo quedaban prácticamente reservadas a las grandes cuentas, el incremento de velocidad de la banda ancha -que en España ha crecido un 35 por ciento desde 2008 hasta una media de 5,4 Mbps en 2010-, la reducción del precio de los terminales y su mayor facilidad de uso han extendido su alcance a cualquier tipo y tamaño de empresa.

Aquellas empresas que no quieran realizar inversiones en equipos pueden optar también por el servicio de telepresencia alojado ‘en la nube’, reduciendo drásticamente los costes. Pero, además, Cisco lleva la videoconferencia a cualquier lugar, sin importarnos el tipo de terminal desde el que nos conectemos. Esto nos permite participar en las reuniones desde equipos personales -PCs, portátiles, tablets o smartphones- sin necesidad de estar en una sala específica.

La formación a distancia, el acceso a expertos, o la telemedicina (Healtht Presence) son algunas de las aplicaciones prácticas de la telepresencia, contribuyendo a extender la educación o la asistencia sanitaria a millones de personas.

Ya se trate de mejorar la productividad entre los equipos de trabajo distribuidos, colaborar con clientes y partners, reducir costes o proteger el medio ambiente, el vídeo se ha convertido en un activo tan importante como lo fue el e-business hace 15 años, siendo la telepresencia la nueva voz de los negocios.

Alberto Fernández

Director de Colaboración en Cisco España

 

 

 

 

 


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 3 May, 2012
• Sección: Telepresencia / Videoconferencia, Tribunas