Arisa, una empresa dedicada exclusivamente al diseño y fabricación de prensas mecánicas y sus accesorios, ha optado por una solución compuesta por cámaras IP y NVRs de Panasonic CCVE para controlar y proteger sus instalaciones, ajustándose a las particularidades de las diferentes ubicaciones de su fábrica de Logroño (La Rioja).

Arisa, firma riojana que diseña, fabrica, pone en marcha y da servicio a todo tipo de prensas mecánicas, con un rango que va desde las 160 hasta las 3000 toneladas, cuenta en la ciudad de Logroño con unas instalaciones que ocupan 16.000 m2, de los que la sección de mecanización ocupa 3.000 m2 y los almacenes de materias primas, elementos y conjuntos incorporables ocupan un total de 5.000 m2, y las naves de montaje otros 5.000 m2.

Una de las necesidades que la empresa riojana encontraba en sus instalaciones era la de controlar el perímetro de los edificios principales para evitar hurtos y vandalismos. Además de esto, necesitaban controlar las zonas de producción y las oficinas. Las naves son muy grandes y con techo a gran altura por lo que la solución que se buscaba requería de cámaras de alta resolución y resistentes a las temperaturas y al polvo de la zona. También necesitaban controlar las zonas de paso tanto de las zonas de almacenaje como de las oficinas y zona de administración.

Solución

Con la colaboración del Grupo Osaba, proveedor de soluciones integrales de telecomunicaciones, informática, imagen y sonido y seguridad, apostaron por una solución basada en 25 cámaras IP entre las interiores, exteriores y domos motorizados de Panasonic. Dichas domo WV-SW395E están colocadas en la zona central de las naves de producción para controlar los fosos de producción que rondan entre los 6 metros y 12 metros de altura. En dichos fosos se montan prensas y maquinarias que van cambiando de altitud, por lo que las cámaras fijas no cubrían dicha necesidad.

Se colocaron 4 cámaras fijas WV-SP306 para controlar el perímetro. Dichas cámaras son megapixel, poseen sensor MOS y función ICR, lo que hace que con muy poca luz, la calidad de imagen sea óptima sin necesidad de añadir focos infrarrojos. Estas cámaras se protegen con carcasas con ventilador y calefactor. Un total de 14 cámaras fijas WV-SP305E, también con carcasas, se colocaron en el interior de las naves para controlar las zonas de paso y tránsito para controlar el movimiento del personal y maquinaria por todas las instalaciones. Finalmente, 5 minidomos WV-SF335E y WV-SF336E se han ubicado en la zona de oficinas y despachos, también para controlar el tránsito de trabajadores en esta zona.

El visionado y la grabación de dichas cámaras se han centralizado en 2 grabadores de 16 canales IP cada uno, con disco duro de 2 Teras cada uno. Dicho grabador es el WJ-NV200, y se caracteriza por la facilidad de conexión y configuración.

Beneficios

Con esta solución se dota a las instalaciones de un sistema de vigilancia con cámaras de diferentes perfiles para ajustarse a las necesidades concretas de cada zona. Se consigue controlar el perímetro para disuadir de robos e intrusiones no deseadas. Se cubre la necesidad de controlar los diferentes fosos de producción que existen en las naves, con la problemática que tenían de que la altura de los mismos iba variando según el proceso de montaje. Se controlan las zonas de paso y transito de almacenes y oficinas para proteger el interior de las instalaciones con cámaras discretas y de buena calidad. Adedmás, un sistema de visualización distribuido en 2 pantallas fácil de gestionar de manera local, permite el acceso remoto para monitorizar desde cualquier punto el estado de las instalaciones para poder dar una respuesta rápida a un hecho determinado.

Pilar Fuentes, asistente comercial de Arisa, ha manifestado: “El sistema de vigilancia diseñado específicamente para Arisa cubre las necesidades y expectativas del proyecto llevado a cabo por Grupo Osaba a un precio competitivo. El sistema completo ha sido instalado con gran rapidez y precisión por técnicos de excelente trato y gran profesionalidad. La eficaz puesta en funcionamiento de los equipos ha supuesto la consecución de los objetivos requeridos, permitiendo la monitorización tanto del perímetro exterior de la empresa como de los espacios interiores de la misma recibiendo imágenes de gran calidad. Además, las personas encargadas de la monitorización de la empresa pueden ver las transmisiones de las cámaras en vivo, en tiempo real y desde dispositivos remotos. Por otro lado, las imágenes de vigilancia pueden ser grabadas y almacenadas de modo, que en caso de necesidad, puedan ser revisadas. Todo ello aporta una sensación de seguridad que incrementa el valor del conjunto de la empresa para nuestros accionistas, empleados y clientes.”


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 18 Jul, 2012
• Sección: Seguridad