El Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos ha incorporado un sistema de realidad aumentada que interactúa con el visitante y que permite ver cómo era la sierra de Atapuerca y sus pobladores en momentos clave de la evolución.

MEH Atapuerca

El Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos cuenta con un nuevo atractivo que ofrecer, en concreto un recurso de realidad aumentada que interactúa con el visitante y que ha sido realizado por el Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL), con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), del Ministerio de Ciencia e Innovación. Este interactivo potencia el discurso museográfico del MEH y da vida a los distintos paisajes que contienen la vegetación de la Sierra de Atapuerca a lo largo de la prehistoria. El visitante puede ver la evolución de las especies desde hace un millón de años hasta la actualidad, ya que se recrea la vida del Homo antecessor, heidelbergensis, neandertal y sapiens, así como la fauna que ha existido desde hace 850.000 años.

Desde un punto fijo instalado en la planta segunda del museo se pueden contemplar cómo los cuatro paisajes interiores cobran vida con diferentes homínidos y animales. Todo este trabajo ha sido realizado de acuerdo con la documentación encontrada en la Sierra de Atapuerca, según informaron fuentes del MEH. El primer paso fue la realización de los modelos 3D de cada uno de los personajes que iba a formar parte de las escenas. Posteriormente, se realizó la animación de las escenas así como la programación de la aplicación.

Cuatro paisajes diferentes

La primera escena relata la vida en la Sierra hace 850.000 años (Pleistoceno inferior) y nos muestra un Homo antecessor consumiendo el cadáver de otro individuo en el nivel TD6 de la gran Dolina, documentado como un episodio de canibalismo. La segunda recrea la Sierra hace 600.000 años (Pleistoceno medio) y la escena principal consiste en un jaguar cazando un gamo, aunque también se pueden ver otras especies, como hienas a punto de consumir los despojos de un animal o macacos saltando entre las ramas. Aparecen también varios individuos de la especie homo heidelbergensis recolectando en el bosque.

La tercera escena muestra como debió ser la Sierra de Atapuerca hace 350.000 años, con un homo heidelbergensis que se dispone a cazar una presa y tras la caza arroja su lanza de madera al espectador. Además, se representan un oso y un león, dos carnívoros que poblaban la Sierra burgalesa en el pasado. La última de las escenas se corresponde con la vida en la tierra hace 50.000 años y se centra en un grupo de neandertales situados en un paisaje nevado haciendo fuego y curtiendo pieles.


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 27 Dic, 2012
• Sección: Infraestructuras, Realidad Aumentada, Simulación

game of thrones slot review http://gameofthronesslotgame.com/