La multinacional Indra ha desarrollado el primer sistema de seguridad perimetral transportable, como parte del proyecto europeo Basylis, para su rápido despliegue en centros de refugiados e infraestructuras críticas emplazadas en puntos remotos.

Indra Basylis

Con un plazo de ejecución de dos años y un presupuesto de tres millones de euros, el proyecto europeo de I+D+i Basylis, coordinado por Indra e impulsado por la Comisión Europea ha superado con éxito las pruebas de campo realizadas a lo largo del último año para su puesta operativa en servicio.

El objetivo de este proyecto ha sido el desarrollo del primer sistema de seguridad transportable y de rápido despliegue para proteger centros de refugiados e infraestructuras críticas emplazadas en centros remotos.

Indra BasylisEste sistema de seguridad transportable ha sido validado por el Centro Nacional de Protección Infraestructuras Críticas (CNPIC) español, y para su diseño Indra ha contado con el apoyo de otras empresas tecnológicas y usuarios finales, tales como ONG y operadores de energía.

Basylis se compone de un centro de control portátil, equipado con toda la tecnología necesaria para controlar, gestionar y monitorizar el sistema de seguridad, que puede desplegarse en un punto cualquiera en menos de dos horas e igualmente recogerse rápidamente para su utilización en un nuevo emplazamiento.

Precisamente este elemento de movililidad y rápido despliegue hace que el sistema de seguridad sea autónomo energéticamente y pueda utilizarse en cualquier momento en lugares remotos sin suministro eléctrico, gracias a las subestaciones desarrolladas por Pelgrin.

Indra BasylisEl centro de control portátil se encarga de monitorizar y gestionar la información que transmiten un variado número de sensores (radar, láser radar, sensores acústicos y terrestres, etc.) distribuidos por todo el perímetro de seguridad.

En este sentido, el radar ofrece una capacidad de detección e identificación a una distancia de hasta seis kilómetros, en el caso de vehículos que se aproximen a la zona protegida, mientras que los sectores terrestres y acústicos detectan el paso de una persona a veinticinco metros.

El sistema se completa con cámaras de videovigilancia instaladas en zonas estratégicas y con un software de detección del comportamiento, encargado de procesar la información recibida e identificar situaciones de riesgo en este tipo de centros críticos, tales como avalanchas de personas, situaciones de pánico o tumultos que supongan un peligro para el campamento de refugiados, que puede llegar a acoger hasta 10.000 personas

Para garantizar la seguridad del personal del campo y avisar ante cualquier incidencia se han desarrollado brazaletes con tecnología de geolocalización para realizar su seguimiento.

 


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 16 Jul, 2013
• Sección: Casos de estudio, Infraestructuras, Seguridad

game of thrones slot review http://gameofthronesslotgame.com/