Obtener el máximo partido de las soluciones de videoconferencia en las organizaciones no siempre resulta sencillo. José Paz, director general de Avaya España y Portugal, analiza en esta Tribuna para Digital AV Magazine las aplicaciones disponibles en el mercado y sus características más importantes en siete puntos clave a tener en cuenta.

El vídeo, ya sea tanto en movilidad como en el escritorio, es algo prácticamente habitual en nuestras vidas privadas y profesionales. Cada proveedor de vídeo dice tener a nuestra disposición la solución más viable e interesante del mercado, y la oferta de éstas es cada vez más amplia, lo que complica frecuentemente la vida a los usuarios a la hora de poder digerir toda la información disponible y tomar la decisión de cuál es la más adecuada para cada empresa.

Pero no todas las soluciones son iguales, y a pesar de los esfuerzos de los departamentos de marketing de las compañías, la realidad en muchos casos es muy distinta a lo que se nos quiere hacer ver. Analizando las aplicaciones disponibles en el mercado y sus características más importantes, hemos elaborado una sencilla lista con siete puntos sobre la videoconferencia, tanto móvil como de escritorio, que es importante tener en cuenta.

1.- Que una aplicación sea ‘descargable de manera gratuita en la app store’, no quiere decir que cualquier persona pueda luego unirse a una conferencia de manera sencilla. Descargable gratuitamente quiere decir simplemente eso: que es descargable gratuitamente.

Varios proveedores ofrecen aplicaciones gratuitas de videoconferencia a través de iTunes y Google Play, pero muchas de estas aplicaciones no permiten participar en una videoconferencia sin tener que pasar después por un complejo proceso de configuración y autorización y, en muchos casos, los problemas con el firewall de los equipos o el corporativo no permiten que nos conectemos.

Para evitar esos problemas, empresas como Avaya permiten al usuario que, cuando se descargue gratuitamente nuestras soluciones Scopia Desktop y One-X Mobile, no necesite una licencia específica de usuario, al contrario que otros proveedores que así lo exigen, incluso para casos de usuarios ocasionales.

2.- Si no puede unirse fácilmente a una llamada, puede que no se pueda unir a ninguna. Las soluciones de muchos proveedores requieren descargas, procesos de licencia complejos e inscripciones. Con la videoconferencia Scopia evitamos este proceso gracias a su firewall transversal incorporado, que hace que un usuario pueda participar en una llamada sin tener que llamar al equipo de TI de la empresa para que le ayude. Solo es necesario hacer clic en el vínculo y unirse a la llamada. Eso sí, si estamos usando un portátil debemos asegurarnos antes de probar los altavoces y el micrófono.

3.- Los beneficios de la videoconferencia se reducen dramáticamente si solo podemos invitar a unos cuantos usuarios escogidos. Muchas de las aplicaciones móviles y de escritorio disponibles en este momento se basan en tecnologías patentadas y, por lo tanto, cerradas. Solo las soluciones basadas en estándares nos permiten conectarnos con otros sistemas basados también en estándares de otros proveedores (a menos que agreguemos gateways y un poco de creatividad). Las soluciones patentadas limitan la conectividad con otros posibles usuarios y los gateways agregan latencia y comprometen la calidad de vídeo y sonido.

4.- Cuando no podemos aprovechar el audio, el vídeo y compartir datos, ¿estamos ante una verdadera colaboración? Evidentemente, si algunos de estos tres elementos no están disponibles, la calidad de la experiencia se ve muy limitada y compromete la posible colaboración, tanto externa como interna. Estas características deberían estar disponibles para cualquier dispositivo, ya sea en una sala de conferencias, en el escritorio del usuario o mientras está en movilidad.

5.- No importan las últimas tecnologías si la solución de videoconferencia no las aprovecha. Algunas soluciones no obtienen el máximo partido de los protocolos avanzados existentes en la industria, como por ejemplo la codificación de vídeo escalable H.264 (SVC), que permite ofrecer una excelente experiencia de vídeo, incluso en redes “con pérdidas de datos”.

Más recientemente, la codificación H.624 High Profile reduce el ancho de banda necesario en un 50%. Avaya Scopia Desktop aprovecha SVC, ato perfil y NetSence, un algoritmo diseñado para calcular y adaptar el ancho de banda necesario teniendo en cuenta las redes públicas.

Con NetSence, la calidad de la llamada continuará siendo idónea, independientemente de la disponibilidad del ancho de banda y de sus cambios.

6.- Una solución no está basada en ‘la nube’ solo porque incluya la palabra ‘cloud’ en denominación. Actualmente hay muchas soluciones viables de vídeo para pequeñas y medianas empresas que están basadas en ‘la nube’, incluyendo Scopia. Pero antes de que una empresa se lance de cabeza al mundo ‘cloud’, es conveniente analizar también las soluciones probadas que pueden instalarse en nuestras oficinas o a través de proveedores de servicio.

7.- Todos los proveedores aseguran ofrecer vídeo móvil fácil de usar, pero una imagen vale más que mil palabras. En este sentido, resulta más que recomendable solicitar a sus posibles proveedores que hagan una demostración de sus ofertas en los dispositivos móviles Apple iOs o Android de la compañía, ya que así se evitan sorpresas no muy agradables.

José Paz

Director general de Avaya España y Portugal.

 

 

 

 

 


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 22 Ene, 2014
• Sección: Telepresencia / Videoconferencia, Tribunas

game of thrones slot review http://gameofthronesslotgame.com/