La noche previa a que IBC despida hoy su edición 2014, la multinacional de visualización Christie, en colaboración con Dolby Labs, QSC y 20th Century Fox, ha mostrado por primera vez y en exclusiva en este certamen una película con proyección láser 6P 3D 14 fL de este proveedor.

Christie proyeccion 6P 3D IBC 2014

El innovador sistema de proyección láser láser 6P 3D 14 fL de Christie, instalado en el Big Screen Event de IBC, que finaliza hoy su edición 2014, no dejo indiferente a cuantos acudieron a ver, por primera vez y en exclusiva, la versión completa de ‘El amanecer en el planeta de los simios’, tal y como su director y productores la habían concebido, con sonido Atmos de Dolby.

La colaboración entre Christie, Dolby Labs, QSC y 20th Century Fox han hecho posible esta proyección con el sistema 6 Primary (6P) de este proveedor. Basado en láseres de colores, ofrece un brillo de gran intensidad, una gama cromática más amplia y un contraste mayor que los de los proyectores digitales tradicionales, sin olvidar una producción de imágenes estereoscópicas simultáneas libre del crosstalk de 3D.

El sistema 6P de Christie usa unas gafas Dolby 3D, especialmente diseñadas para igualar las longitudes de ondas láser de los 6 primarios, proporcionando así una elevadísima eficiencia lumínica, que redunda en una mayor uniformidad de la imagen, comodidad de visionado y la sensación de inmersión por parte del espectador, que mejora aún más en combinación con una tecnología de separación tan avanzada como la del Dolby 3D, marcando una gran diferencia con los sistemas 3D convencionales que actualmente se encuentran en las salas de cine de todo el mundo.

Christie proyeccion 6P 3D IBC 2014El resultado es una experiencia cinematográfica sin igual en pantalla gigante, apta para todo tipo de películas 2D y 3D, que es totalmente escalable en ambos casos. El sistema instalado para la ocasión en el Ámsterdam RAI proporciona un brillo superior a los 70.000 lúmenes, más del doble de lo que los actuales proyectores digitales de lámpara son capaces de ofrecer, con unas imágenes a resolución 4K que permiten apreciar el detalle con una nitidez sorprendente.

Este notable salto en la proyección 3D ha sido posible gracias a un sistema desarrollado por Christie que garantiza una eficiencia lumínica del 40-45%. Con la proyección dual y los colores saliendo de la fuente ya divididos hacia las gafas Dolby, la pérdida de iluminación en pantallas blancas de baja ganancia es considerablemente menor.

Christie proyeccion 6P 3D IBC 2014En la actualidad, la tecnología cinematográfica de más calidad ofrece una eficiencia para 3D del 28% (que en ocasiones se sitúa sólo en el 12%). Pero además, en lugar de visión secuencial, el sistema de Christie utiliza visión ocular simultánea LR (izquierda-derecha, como sucede con la vista), con lo que el espectador contempla una imagen natural y dotada de profundidad.

Como ha señalado Richard Nye, director de cine de EMEA en Christie, “nuestra posición de líderes del sector, avalada por 48.000 instalaciones, nos llevó muy pronto a comprender que ninguno de los sistemas que existían, los nuestros incluidos, habían sido diseñados para proyectar 3D en condiciones óptimas. Decidimos no hacer lo que otros hacían: modificar o combinar sistemas ya existentes. En lugar de ello, nos pusimos manos a la obra para crear precisamente lo que hacía falta: un sistema que permitiera que las películas de 3D pudieran contemplarse y disfrutarse por el público tal y como sus productores las habían concebido. Se trata de una tecnología diseñada ex profeso para 3D y no de una nueva versión más brillante de otras ya existentes”.

Don Shaw, director senior de gestión de producto de Christie, subraya además que “la reciente caída en la asistencia a películas 3D es síntoma de que el público está cada vez menos dispuesto a pagar un precio extra por una experiencia que, a menudo, resulta decepcionante. Una calidad mediocre que es producto de una serie de limitaciones técnicas en las actuales arquitecturas de los sistemas de 3D. La más grave de ellas es la limitación en los niveles de luz, que alcanza un pobre 10-30% de lo logrado en presentaciones de 2D. Es decir, muchas veces el 3D se muestra a 3-4 fL, cuando tendría que proyectarse a 14 fL. Ese bajo nivel de proyección acarrea diferencias en la percepción del color, que debe readaptarse a versión 3D”.

Como asegura este directivo, este no es el único problema, ya que “hay espectadores que tras presenciar una película en 3D alegan dolores de cabeza, fatiga y cansancio en los ojos. Igual que ocurre al leer un libro con poca luz, el bajo brillo de una pantalla de cine es una de las razones que motivan esas quejas. Aumentar el número de lúmenes en la pantalla ayudará a solventar esos problemas, igual que la llegada de películas HFR (alta frecuencia de imagen), más fáciles de contemplar por el ojo humano”.


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , ,
Por • 16 Sep, 2014
• Sección: Casos de estudio, Eventos, Producción, Proyección