El Departamento de Aduanas y Patrulla Fronteriza de la Seguridad Nacional (CBP) de EE.UU. ha instalado en la ciudad de Nogales un agente de control virtual que habla y entiende español e inglés, con objeto de testar su capacidad para agilizar las solicitudes de entrada en el país en la frontera con México.

Los viajeros que cruzan la frontera mexicana en la ciudad fronteriza de Nogales -entre el estado mexicano de Sonora y el estado de Arizona (EE.UU.)- se van a encontrar a partir de ahora con un nuevo oficial de Aduanas y Protección Fronteriza bilingüe con una espesa mata de pelo negro y una corbata gris a rayas. Este nuevo agente no tiene nombre ni puede unirse a sus compañeros para tomar un café o almorzar, pero su presencia es probable que sea bienvenida tanto por ellos como por los viajeros que pasan regularmente por este puesto fronterizo del sur de Arizona en su camino hacia o desde México. Eso se debe a que el nuevo recluta es un avatar, un oficial de la patrulla fronteriza virtual en forma de kiosco desarrollado por los investigadores de la Universidad de Arizona para facilitar los cruces fronterizos.

El CBP ha instalado este kiosco de la Universidad de Arizona para ayudar a inscribir a los viajeros que solicitan su entrada en el país en la frontera con México. Todos los viajeros deben someterse voluntariamente a una verificación de antecedentes penales, aduanas, inmigración, agricultura y bases de datos de terroristas. El proceso también incluye controles biométricos de huellas dactilares y una entrevista con un oficial del CBP.

En Nogales, oficiales humanos del CBP vigilan las entrevistas piloto realizadas por el avatar, que les proporciona información automatizada enviada de forma inalámbrica a un iPad que estos agentes pueden utilizar para llevar a cabo entrevistas de seguimiento. Las respuestas de los interrogatorios que el avatar marca como cuestionables o dignas de seguimiento -que utiliza el reconocimiento del habla y el software de detección de anomalías de la voz-, están codificadas con colores verde, amarillo o rojo para resaltar la gravedad potencial de las respuestas dudosas. Todo aquel viajero que solicita su entrada en EE.UU. en Nogales termina hablando con un oficial después de su entrevista con el avatar. Uno de los objetivos del CBP es la implementación de varios kioscos que pueden administrar las entrevistas preliminares que permitan ahorrar tiempo al hacer las entrevistas cara a cara de seguimiento.

Análisis de la voz

“El kiosco no está diseñado para indicar que un entrevistado está mintiendo o para el diagnóstico de la intención de esa persona”, ha explicado Aaron Elkins, un investigador del departamento de Sistemas de Gestión de la Información de la Universidad de Arizona que ayudó a desarrollar el quiosco. En cambio, el kiosco analiza la voz de un entrevistado para detectar las anomalías que puedan incitar a un agente fronterizo a profundizar en una respuesta concreta.

La detección de anomalías se basa en características vocales -cambios en factores tales como la velocidad, el volumen, el tono y la entonación-, que podrían estar relacionadas con diferentes estados emocionales, de excitación y cognitivos. Una inflexión en la voz puede indicar incertidumbre, o una pausa podría implicar que un entrevistado puede haber realizado una respuesta engañosa, indica Elkins. El software de reconocimiento de voz del kiosco controla el contenido de las respuestas del entrevistado y puede marcar una respuesta indicando cuando, por ejemplo, una persona reconoce tener antecedentes penales. El nuevo avatar de Nogales habla y entiende inglés y español.

Elkins y sus colegas han pasado los últimos años desarrollando el software para el análisis de las respuestas vocales y por escrito a las preguntas y para que el avatar detecte con mayor precisión cuándo el entrevistado está hablando y pueda pedir a los entrevistados que repitan una respuesta si no la entiende. Los investigadores encontraron que un avatar hace una diferencia significativa en la forma que los entrevistados responden a las preguntas. En las pruebas de laboratorio previas al avatar “era como si estuvieran hablando con Moviefone”. Cuando añadieron un avatar, la gente lo trataba casi como a una persona, a veces incluso refiriéndose a él como “señor”.

Por ahora, en el kiosco se utiliza el mismo avatar independientemente de si habla español o inglés, aunque la voz es diferente según el idioma. “Todavía estamos investigando los efectos de los cambios en cómo se ve ahora mismo y las implicaciones culturales, por lo que somos reticentes a hacer cambios importantes”, señala Elkins.

Los investigadores esperan que esta prueba piloto de Nogales realizará más de 1.000 entrevistas. Una vez que se analice el funcionamiento del agente virtual, a Elkins le gustaría añadir una característica que permita a los entrevistados escanear en el dispositivo sus pasaportes y otros documentos. Otra opción podría ser la de dotar a la cabina con otros sensores -como analizadores de video, rastreadores de los ojos y cámaras térmicas o de infrarrojos- que podrían ofrecer medios adicionales para el análisis de los entrevistados.


هل أعجبك هذا المقال؟

الاشتراك في موقعنا تغذية ار اس اس وأنك لن تفوت أي شيء.

مقالات أخرى
بواسطة • 8 Aug, 2012
• القسم: عرض، البنى التحتية، أمن