Las nuevas soluciones inalámbricas aplicadas al aula permiten que el alumno participe activamente, explica Dick de Vaal, CEO de P2M/wePresent en este artículo, en el que señala que si bien cada día más centros sustituyen los libros por dispositivos electrónicos, es necesario tener en cuenta que para que sea efectivo también deben modificar el actual diseño de las clases.

Las clases de hoy en día, en especial las de educación superior, crecen en tamaño y en cantidad de alumnos. Esto dificulta que los profesores puedan detectar virtudes o errores de forma individual y que tengan que dirigirse directamente al grupo, aunque la realidad es que los estudiantes aprenden mejor en aulas donde se les proporciona una atención personalizada. Pero, desafortunadamente, no siempre es posible.

Muchas escuelas y universidades consideran que no disponen de los recursos suficientes para ofrecer una enseñanza adaptada al alumno, sobre todo en aulas de gran tamaño. Pero, si bien no es posible prometer a los estudiantes una experiencia totalmente individualizada, las herramientas para un modelo de aprendizaje colaborativo funcionan y están actualmente al alcance de todos los centros.

Metodología participativa en el aula invertida

Siempre bajo la tutela del maestro, estos gateway inalámbricos permiten que los estudiantes sean actores principales de las discusiones en clase, convirtiéndose en participantes activos. De esta forma, las nuevas herramientas facilitan la realización de ejercicios en clase y así aprender de los errores propios durante la etapa de aprendizaje en una fase previa a la realización de los exámenes.

Hasta ahora, este tipo de experiencias sólo eran posibles a través adaptar las aulas con costosos sistemas. Actualmente la aparición de soluciones como wePresent, destinadas a aumentar la interacción durante las presentaciones y mejorar la colaboración entre los participantes, hacen que se pueda llevar a cabo en cualquier aula sin que suponga un enorme reto o inversión.

Los sistemas de presentación inalámbricos permiten que los estudiantes formen parte de la colaboración de una forma tan simple como descargar una aplicación en su dispositivo y conectarse a la conversación. Una vez enlazados tienen la oportunidad de interactuar y participar gracias a la gran cantidad de herramientas que se ofrecen para, por ejemplo, acceder a otras presentaciones y navegar por ellas, o trabajar en una pizarra virtual.

Las aulas modernas hacen posible que las escuelas y las universidades puedan ofrecer una enseñanza personalizada. Con las herramientas adecuadas que faciliten el funcionamiento de los procesos de presentaciones en grupo, un modelo de aprendizaje colaborativo puede ser accesible para todos.

El papel de la tecnología en la interacción

No es posible sacarle el máximo rendimiento a la tecnología en un aula basándonos solamente en los dispositivos personales de cada estudiante, como ordenadores o tabletas. Para que la interacción sea una realidad y que todo funcione de una forma natural, es necesario apostar por aplicar la tecnología.

Las tarjetas inteligentes, así como las pantallas táctiles son dispositivos que podemos encontrar en muchos centros actualmente, facilitando que el maestro tenga literalmente la presentación en la punta de sus dedos. Aun así, para aplicar la tecnología colaborativa de forma adecuada no es suficiente enlazar los diferentes dispositivos, sino que también hay que tener en cuenta su aplicación en los estudiantes y sus necesidades.

La tecnología en las aulas está cambiando, pero también lo hace la forma de enseñar. En vez de tener filas de alumnos mirando hacia una misma dirección de forma pasiva, el aula de hoy se enfoca a un ambiente colaborativo en el que los estudiantes pueden trabajar en equipo con facilidad, así como en espacios de aprendizaje inteligentes.

Por lo tanto, el escenario tradicional de las aulas está obsoleto y los nuevos espacios deben reforzar los renovados modelos. Las pizarras tradicionales han sido sustituidas por otras digitales y virtuales, y el siguiente paso es que los estudiantes se conecten a la pantalla interactiva de forma independiente a través de dispositivos personales, lo que les permitirá trabajar en equipos o uno frente al otro, en lugar de la clásica formación unidireccional.

Los portales inalámbricos impulsan el futuro del aprendizaje interactivo. Una mejor experiencia de aprendizaje debe resultar en mejores calificaciones y retención de contenidos, también en alumnos más comprometidos y maestros menos estresados o frustrados.

Todas las escuelas o universidades tienen a su alcance este tipo de tecnologías colaborativas que les permitirán avanzar hacia la educación del futuro. Cada día sucede que nuevos centros se están sumando constantemente a sustituir los libros a cambio de que cada uno traiga su propio dispositivo a clase. Esta tendencia que se expande por todo el mundo obliga una vez más a las escuelas a examinar el actual diseño de las aulas y ha creado la necesidad de implementar nuevos recursos tecnológicos que conducirán a tener una mejor experiencia de aprendizaje para todos.

Dick de Vaal

CEO de P2M/apresentamos


Ser sociável, compartilhar!

Você gostou deste artigo?

Subscreva a nossa Feed RSS e não se perde nada.

Outros artigos sobre
Por • 13 Mar, 2017
• Seção: Formação, Redes, Arquibancadas

jogo dos tronos slot revisão http://gameofthronesslotgame.com/