Representantes de la Fundación Catedral de Santa María de Vitoria están participando en México en un congreso sobre revitalización de centros históricos donde van a presentar la proyección del ‘Pórtico de la luz’, un espectáculo de luz, color y sonido que permite conocer las diferentes apariencias que ha tenido el pórtico a lo largo de su historia.

El espectáculo de luz y color que recrea la evolución de las policromías del pórtico de la Catedral de Santa María está siendo presentado esta semana en México en un congreso sobre revitalización de centros históricos con más de 300 participantes. Se trata de la primera presencia directa del templo vitoriano en el país centroamericano.

Organizado por el Centro Cultural de España en Méjico, dependiente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia mejicano, el X Encuentro de revitalización de centros históricos se está celebrando en Ciudad de México y Oaxaca. Bajo el lema “Luces y sombras en los centros históricos”, más de 300 expertos de México, España, Italia, Francia, Colombia y Brasil están debatiendo sobre la recuperación y revalorización del patrimonio. En concreto, esta edición está dedicada de forma especial al modo de iluminar y conservar el patrimonio cultural edificado.

En este contexto, la Catedral de Santa María ha presentado el proyecto de recuperación de las policromías del pórtico, una innovadora iniciativa que ha despertado un gran interés por su espectacularidad y porque no se queda sólo en la iluminación del monumento, sino que aporta mucha información sobre su pasado.

Espectáculo único en Europa
Desde mayo de 2009 la Capilla de Paternina, ubicada en el frontal del pórtico y llamada así en honor del abad que mandó construirla, ha recuperado su color gracias a un sofisticado sistema de proyección de vídeo digital que muestra la evolución de sus policromías entre los siglos XVI y XX. Todo un espectáculo de luz y color, único en Europa, que ha ampliado la oferta de visitas al templo vitoriano.

El ‘Pórtico de la Luz’, denominación del espectáculo, es un viaje al pasado en busca de un color que el tiempo arrebató a Santa María y que técnicamente ha sido posible mediante la proyección digital de las policromías históricas hoy en día desaparecidas.

En el proceso han sido también decisivos los estudios realizados durante la restauración del pórtico. Años de trabajo e implicación de un amplio grupo de profesionales de diferentes ámbitos hasta dar con un espectáculo de luz y sonido que ha revolucionado el concepto de reintegración cromática utilizado hasta ahora, y que permite al visitante visualizar la evolución histórica de los diferentes estilos pictóricos y cromáticos descubiertos en la Capilla de Paternina.

Ahora, el visitante podrá percibir los colores de una forma similar a la que experimentaría si viera un pórtico policromado, es decir, como si el color fuese pigmento en vez de luz proyectada. Esta sensación óptica es posible gracias a cuatro proyectores de vídeo situados en los laterales de la capilla envueltos en armarios de bronce, un material compatible con el espacio en el que se ubica. La utilización de técnicas de proyección de video digital en el mundo de la restauración artística como una forma de reintegración cromática permite visualizar sobre el propio monumento el aspecto que tuvo en un momento concreto. La lista de posibilidades que ofrece es inmensa.

Composición musical
La proyección de las policromías va acompañada, también, de una pieza musical obra de José Luis Dorronsoro y José Antonio San Miguel, miembros del grupo Boreas Cámara. Con este trabajo, han explicado, “la Fundación Catedral Santa María nos ofrecía la posibilidad de reunir lo antiguo con lo contemporáneo, los tradicionales métodos de pintura al fresco con la última tecnología en óptica y luces, las campanas y el órgano de la catedral con la música electroacústica”.
Por este motivo, el material sonoro sobre el que han trabajado ha sido “el sonido propio de la catedral. Queríamos dar vida a las antiguas resonancias que durante siglos han habitado sus muros, ritmando tanto la vida eclesiástica, el órgano y el coro, como la vida profana de la ciudad de Vitoria-Gasteiz, las campanas”.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 10 Nov, 2011
• Sección: Audio, Iluminación