El suroeste de la Comunidad de Madrid cuenta con un novedoso sistema de detección de incendios 24 horas, 365 días al año, que permitirá controlar, con el empleo de cámaras de vigilancia, un total de 60.000 hectáreas de terreno forestal.

La Comunidad de Madrid ha instalado un novedoso sistema de cámaras de vigilancia del terreno forestal que detectan y dan aviso de la aparición de un incendio las 24 horas y los 365 días del año en el suroeste de la región, uno de los territorios regionales “de mayor valor forestal y ecológico y a la vez de mayor riesgo de incendio forestal”. Así lo ha explicado la consejera de Presidencia y Justicia del gobierno regional, Regina Plañiol, quien ha señalado que la zona vigilada incluye la comprendida entre Robledo de Chavela y San Martín de Valdeiglesias, Navas del Rey y Pelayos de Presa y parte de los Términos de Valdemaqueda, Cenicientos, Cadalso de los Vidrios y Las Rozas de Puerto Real.

Plañiol ha visitado en Navas del Rey las instalaciones en las que se ha llevado a cabo durante el pasado verano la fase de pruebas de este sistema, que ya se ha probado en Alemania con resultados positivos y que consiste en la instalación de cámaras especiales capaces de analizar las tonalidades de grises que capta en su imagen y, en consecuencia, detecta los matices que corresponde al humo surgido de un incendio.

Las cámaras cuentan con un sensor óptico que ofrece una alta resolución tanto en visión diurna como nocturna para la captación de humos, que barre 360º cada pocos minutos y tiene un alcance de 15 kilómetros pudiendo detectar a esa distancia nubes de humo de aproximadamente 10 metros. Una vez detectado el incendio, el sistema da aviso al centro de control que está instalado en el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) en las instalaciones del Teléfono de Emergencia Comunidad de Madrid 112. Una vez detectado y avisado el incendio, se pone en marcha el operativo para hacer frente al fuego.

Además de estas cámaras, se dispone también de otra de visión normal que es la que utiliza el operario desde el centro de control para localizar y seguir la evolución del incendio. Paralelamente, el sistema controla con un puesto de mando avanzado, especialmente diseñado para los incendios forestales que, de inmediato, se dirigirá hacia la zona del incendio y recibirá en tiempo real las imágenes que emite la cámara.

60.000 hectáreas vigiladas
El proyecto contempla la instalación de otros tres dispositivos: uno en el Cerro de la Mira, en el término de San Martín de Valdeiglesias; otro en el cerro de Santa Catalina, en Valdemaqueda; y otro dispositivo en La Almenara, en Robledo de Chavela. Una vez instalados todos los dispositivos, el sistema vigilará permanentemente una extensión forestal de unas 60.000 hectáreas de la zona suroeste madrileña.

La vigilancia se extenderá también durante las épocas invernales y en la franja estival, la de máximo riesgo de los incendios forestales, y complementará al servicio que hacen los vigilantes para una mayor seguridad en las labores de detección inmediata de los incendios.

Este proyecto está siendo desarrollado por los técnicos de la Dirección General de Protección Ciudadana, dependientes de la Consejería de Presidencia y Justicia, y financiado por la Obra Social La Caixa gracias a un convenio firmado con la Comunidad de Madrid por valor de un millón de euros, para el desarrollo de actuaciones en materia de conservación del medio ambiente.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 24 Nov, 2011
• Sección: Seguridad