Jorge Juan Fernández, director del Área E-Health y Salud 2.0 del Hospital San Joan de Déu de Barcelona, donde es responsable del proyecto Hospital Líquido que busca transformar la prestación asistencial mediante el uso de diferentes tecnologías: E-Health, Redes Sociales, Portales Temáticos, E-Learning…habla en esta entrevista en profundidad con Talentya sobre los hospitales hipermedia y la telemedicina.

Las nuevas tecnologías han dado un giro al modo de consumir información audiovisual. Ahora el usuario ya no sólo navega por Internet, también utiliza smartphones, tabletas, tiene iPad… Es más, España es, proporcionalmente, el quinto país del mundo y el segundo de Europa en número de dispositivos móviles, y los usuarios cada vez demandan más aplicaciones y menos acceso web, porque las aplicaciones las eligen y configuran ellos.

Una realidad que ya no pueda pasar desapercibida, de hecho no lo hace. Así, uno de los sectores que ya está inmerso en esta revolución hipermedia es el de la salud. Los hospitales antes eran sitios donde había médicos y enfermeras, y ahora cada vez más hay más tecnólogos, informáticos, bioquímicos… Y es que la eclosión de las nuevas tecnologías ha supuesto un cambio fundamental en la forma que tienen los hospitales de entender la relación con los pacientes.

Jorge Juan Fernández García, director de E-Health y Salud 2.0 del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona), donde es responsable del proyecto Hospital Líquido que busca transformar la prestación asistencial mediante el uso de diferentes tecnologías: E-Health, Redes Sociales, Portales Temáticos, E-Learning, etc.; analiza la transformación hipermedia en los hospitales, el valor de los nuevos dispositivos y los avances en telemedicina en esta entrevista concedida a Talentya, una iniciativa singular que nace con la aspiración de abordar el estado, los avances y las oportunidades asociadas al desarrollo y aplicaciones de los contenidos digitales hipermedia en español en sectores tan importantes como el turístico, el educativo y de aprendizaje, su influencia en nuevos soportes y dispositivos y su papel en los medios sociales.

¿Qué impacto han tenido en los hospitales las nuevas tecnologías hipermedia?
Uno de los grandes cambios ha sido toda la transformación en audiovisual, es decir, los hospitales han trabajado mucho tiempo lo que se llama el “tríptico”, han hecho también un viaje en la web, han aprendido que no era sólo poner los trípticos en la web, sino que tenían que hacer también otras cosas.
Pero el gran salto que ha ocurrido en los últimos meses es que hemos aprendido que el formato audiovisual es fundamental, primero para lo que es el tratamiento y la relación con los pacientes. Por un lado, es muy creíble ver en un minuto un vídeo de un paciente que te explica su patología, las condiciones. Nosotros tenemos un portal, que es La Guía Metabólica, donde tenemos estas cosas, donde nuestros pacientes explican las condiciones, lo que pasa, sus experiencias, y eso tiene mucho más valor que un trozo de texto largo. Y esto está empezando a pasar mucho, cada vez más hospitales están haciendo cosas para los pacientes, y no el típico vídeo donde se explica lo buenos que somos, lo maravillosos que somos, etc.
Y luego, donde ha habido una auténtica eclosión en hipermedia es en lo que se llama la “Educación Médica”. Hay compañías como Exviguo o Take the Wind que lo que hacen es cosas complicadas de entender a través de unos gráficos muy cuidados y unas explicaciones muy claras, son capaces de favorecer la digestión de esos contenidos.
En estos dos bloques lo audiovisual juega un papel fundamental.

¿Cómo se están adaptando los hospitales a los nuevos dispositivos?
Yo diría que en el hospital ahora mismo todavía hablamos de dos pantallas nada más. Hablamos de las pantallas clínicas o médicas donde los médicos o las enfermeras apuntan cosas, y después tenemos la web. En España todavía no ha entrado la tercera pantalla, la Tablet o el Smartphone, aunque empieza a haber hospitales que comienzan a trabajar con esto. Nosotros somos uno de ellos, estamos mirando el tema de las aplicaciones para ver cómo podemos hacer uso de ello, pero no diría que es algo ni siquiera incipiente. Es algo que se sabe porque está ocurriendo en otros sectores de la economía y que tiene un valor que va a acabar ocurriendo.
Lo que sí se valora bastante es que puede ser una fuente de ingresos. Es decir, los cambios que tú hagas en la web no tienen ninguna aportación, incluso si la preparas para otras plataformas, ya sean tablets o móviles. En cambio, la creación de aplicaciones móviles de salud, ya sea para telemonitorizar tu salud, ya sea para aprender condiciones de salud, como por ejemplo a lo largo del embarazo, esto sí que hemos visto que la gente está dispuesta a pagar una cantidad modesta -3…5 euros- y eso puede servir, aparte de como una forma de llevar los contenidos a los pacientes y a sus familias de una forma distinta, como una forma de ingresos, que es importante en el contexto en el que vivimos.

¿Cuáles son los últimos avances de la telemedicina?
En el caso de la atención sanitaria hay tres tipos de situaciones que son muy diferentes: lo que se llama la “Emergencia Vital”, lo que tratan las ambulancias, aquí la tecnología sí juega un papel, pero no es una tecnología multimedia, sino más de conexión con el centro del hospital para que la emergencia médica llegue, y en esto hay cosas funcionando, sobre todo en el mundo de las ambulancias; en segundo lugar está lo que llamamos las “Urgencias”, y aquí el mecanismo suele ser el teléfono o ir directamente al hospital, y creo que la tecnología tendrá menos entrada por aquí, porque seguirá funcionando igual, ya que al final llamar por teléfono es el método más rápido; y donde sí que hay un gran volumen de trabajo es tanto en la enfermedad como en la salud. Hay mucha gente enferma pero también hay mucha gente sana, y la gente sana es un gran mercado de contenidos de salud.
De hecho, lo que se llama ahora mismo el Health Interesing, el “entender de salud”, es una cosa que sirve para dar puerta de entrada a otras cosas. En el mundo sigue habiendo una brecha digital entre los que tienen y los que no tienen. El hecho de que la gente tenga que cuidar de su salud, que tenga contenidos en la Red y pueda hacer cosas en la Red permite que esta gente que está fuera del mundo digital entre cada vez más y que a través de esto pueda llegar a otro tipo de interacciones digitales. Por lo tanto, es el cuidado de la salud como puerta de entrada a todo lo digital, una ruptura de la brecha digital.

¿La telemedicina puede servir para conectar las zonas más aisladas?
Para nosotros esto no lo consideramos como algo urgente. Son casos normales pero complejos, en el sentido de que tú necesitas un especialista, por ejemplo un especialista en neurocirugía, que no lo tienen en cada pueblo o en cada sitio donde hay un hospital, y mediante las tecnologías lo que se permite es esta conexión, a través de tablets o a través de un móvil, que permite a un médico de base, a un médico tradicional, conectarse con un especialista, que está remotamente en otro sitio, y establecer una pauta clínica que contribuya a que el paciente no se muera o no tenga ningún problema con la condición de salud que tiene.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 28 Dic, 2011
• Sección: DESTACADO entrevista, Entrevistas, Salud

Otros artículos relacionados