El Museo de la Guerra de Auckland ha utilizado la inteligencia artificial y cuatro proyectores de corto alcance Sony VPL-SW535C para crear una imagen de 270º sin bordes visuales y sumergir a los visitantes en una envolvente experiencia multimedia a través del golfo de Hauraki.

Proyector Sony Museo de Auckland

Moana – My Ocean es una exposición que se ha realizado en el Museo de la Guerra de Auckland, localizado en Nueva Zelanda, donde se han utilizado avanzadas técnicas audiovisuales para ofrecer una experiencia virtual del mundo submarino. Diseñada para entretener a un amplio espectro de visitantes, esta iniciativa aprovecha el brillo y la fiabilidad del proyector VPL-SW535C de Sony para recrear la vida del océano.

Esta exposición embarca a los visitantes en un viaje a través del golfo de Hauraki (Nueva Zelanda) cuyas aguas, cálidas y poco profundas, rebosan plancton y otras formas de vida submarina. Es famoso por sus periódicas ebulliciones provocadas por grandes bancos de peces que, al agruparse en compactas formaciones junto a la superficie para escapar de los depredadores, hacen hervir el agua con sus movimientos.

Proyector Sony Museo de Auckland

La recreación de este fenómeno natural supuso un desafío para el equipo de diseño del museo, que rechazó enfoques convencionales, como la escultura, en favor de una propuesta de la agencia creativa Rawstorne Studio, con sede en Auckland. La inteligencia artificial sustituyó a la grabación tradicional a la hora de recrear el comportamiento de los peces ante la amenaza de un depredador.

“Se generan unos 7.000 peces virtuales individuales por ordenador y se animan en pantalla. Merodean, se agrupan en bancos e interactúan entre sí dentro de este océano virtual como lo harían en la vida real”, explica el director creativo Robin Rawstorne.

Proyector Sony Museo de Auckland

Rawstorne Studio invitó a la empresa Pleasure Kraft para que le ayudara a crear un entorno orientado al público con una proyección animada de 270° que recreara la experiencia de estar en el interior de esa ebullición. Esto requería el uso de cuatro proyectores encajados en el interior del estrecho espacio de una pantalla de seis metros.

Las imágenes de cada proyector abarcan unos 65º y los espacios y bordes se difuminan para generar una imagen de gran tamaño. La proyección de corto alcance era vital para garantizar que los visitantes no obstruyeran los haces al desplazarse por la exposición.

Proyector Sony Museo de AucklandEl museo optó por utilizar cuatro proyectores VPL-SW535C de Sony, que ofrecen resolución WXGA y una salida nominal de 3.000 lúmenes cada uno. La vida útil de las lámparas también fue un factor fundamental a la hora de tomar una decisión. Un valor nominal de 6.000 horas reduce las necesidades de mantenimiento.

Los cuatro proyectores se montaron sobre un soporte circular personalizado por encima de una pantalla de 2,5 metros de altura fabricada con una superficie de proyección de PVC sin bordes, especialmente soldada que respeta cada pixel de la resolución de la imagen conjunta. Y todo esto incluido dentro de una estancia de seis metros


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 29 Oct, 2014
• Sección: A fondo, Casos de estudio, DESTACADO, Display, Proyección, Simulación