El grupo británico-irlandés One Direction, una de las grandes revelaciones musicales de los últimos años, con millones de fans en todo el mundo, ha utilizado en su exitosa gira ‘Where we are’ un sistema de audio basado en clústers de la Serie J de d&b audiotechnik, suministrados por Wigwam Acoustics.

One_Direction db audio Foto Julie Harper

Nadie duda que One Direction (1D) es la ‘boy band, del momento. Formada en 2010 en Londres, el quinteto compuesto por Harry Styles, Liam Payne, Zayn Malik, Niall Horan y Louis Tomlinson se dio a conocer durante la transmisión del concurso ‘The X Factor’ en Reino Unido.

Desde entonces, su carrera ha sido meteórica y seguida por millones de fans en todo el mundo, llenando estadios en todas sus giras. En la última de ellas, denominada ‘Where we are’ y con la que han recorrido Europa y Sudamérica este verano, el grupo ha contado en su sistema de audio con la tecnología de d&b audiotechnik.

One_Direction db audio Foto Julie Harper

El responsable de Wigwam Acoustics, empresa encargada de suministrar los equipos para la gira de One Direction, Chris Hill, explica que “seleccionamos clústers de la Serie J de d&b audiotechnik por varios motivos y, principalmente, porque este tipo de entorno le va perfecto a la Serie J. Sabíamos que los arreglos con J8 ofrecerían un rendimiento superlativo en cualquier reto que presentara el espectáculo. En segundo lugar, su peso relativamente ligero hace que sea la elección perfecta, porque las restricciones en este sentido tenían un papel importante en el diseño de audio final”.

Al tratarse de una gira en estadios a gran escala, uno de los problemas que tuvo el personal de Wigwam Acoustics es que no pudieron instalar los equipos exactamente como querían. Nick Mooney, técnico de sistemas esta compañía, recuerda que “debido a la complejidad del escenario y del diseño del espectáculo, no podíamos colgar los J-SUB. Pusimos toda nuestra atención en la colocación de los SUBs para crear una respuesta uniforme y completa en los diferentes estadios pero, al mismo tiempo había que evitar la creación de un enorme punto caliente de subgraves para el público en las filas delanteras. Lo conseguimos gracias al posicionamiento preciso de los J-SUB y a la creación de un arreglo de subgraves mediante el uso del software ArrayCalc de d&b”.

One_Direction db audio Foto Julie Harper

Otro de los retos al que tuvieron que hacer frente fue “restringir a veinte la cantidad de altavoces en cada uno de los riggings principales -continúa Mooney-. No obstante, esta decisión no comprometió su función de cubrir uniformemente la superficie total de los estadios. Todo fue como esperábamos y el sistema de la Serie J funcionó excepcionalmente bien en este tipo de entorno. Los conciertos estaban abarrotados y, en ocasiones, los niveles de ruido desde el público eran bastante impactantes”.

En este sentido, Mooney puntualiza que en el centro del campo del estadio se colocó el dispositivo de tracción de escenario hidráulico B-stage a unos treinta metros del escenario principal, “de manera que los chicos pasaban una buena parte del tiempo delante del sistema de PA, que siempre es un desafío tanto para los ingenieros de los monitores como los de FOH”.

One_Direction db audio Foto Calvin Aurand

Además de los arreglos principales de la Serie J, los técnicos de Wigwam Acoustics utilizaron outfills que cubrían hasta unos 150° pero, debido a la gran venta de entradas para cada concierto, tuvieron que incrementarlo a 200° o incluso, en ocasiones, a 220°, para lo que optaron por riggings adicionales de la Serie V para proporcionar la precisión y la propagación necesarias.

A ello se sumaban dos torres de delay, situadas a unos setenta metros del borde frontal del escenario en el campo del estadio, para ofrecer el máximo recorrido de los cañones de seguimiento. “Los delays se utilizaron para mejorar el sistema principal en la parte posterior de la zona del campo y los niveles inferiores de asientos -indica Mooney-, además de proporcionar cobertura a los niveles superiores. Utilizamos una mezcla de J8 y J12 junto con algunos subgraves B2. Todo el sistema se controló a través de tres XTA 448 en FOH y el software de control remoto R1 de d&b audiotechnik”.

One Direction


(Visited 286 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 23 Dic, 2014
• Sección: Audio, Casos de estudio