Subir hasta el piso 102 del One World Trade Center en un ascensor con paredes que simulan ser de cristal y llegar a destino para ser recibidos por una instalación compuesta por dos anillos, integrados por 10 pantallas LCD, son algunas de las atracciones tecnológicas que ofrece el One World Observatory.

One World Observatory

El One World Observatory, que ocupa los pisos 100, 101 y 102 del edificio One World Trade Center de Nueva York considerado el más alto del hemisferio oeste (541 metros de altura), fue abierto al público el pasado 29 de mayo y ofrece a los visitantes todo un conjunto de tecnologías de visualización digital de las que pueden disfrutar desde el mismo momento en que cogen el ascensor.

Estos ascensores, que suben al piso 102 en menos de 50 segundos, tienen sus paredes recubiertas por pantallas Led de 75 pulgadas de alta definición en las que mientras alcanzan esta altura se muestra al visitante un vídeo en el que se pone de relieve los 515 años de la historia de la isla de Manhattan.

One World Observatory ascensor

 

Para el viaje de bajada, la sensación aportada es como una simulación de vuelo en la que los pasajeros son enviados en un viaje aéreo alrededor del edificio. El objetivo es ofrecer una experiencia donde las paredes de la cabina den la sensación que son de cristal.

La plataforma de observación de los tres pisos y los vídeos SkyPod de los cinco ascensores del edificio ha sido un proyecto desarrollado por la empresa Legends Hospitality, que trabajó con The Hettema Group, el arquitecto Montroy Andersen DeMarco y JRM Construction, así como Blur Studio.

One World Observatory

City Pulse

Al llegar al piso 100 del One World Trade Center, los visitantes se encuentran con el City Pulse. Una instalación formada por dos anillos geométricos superpuestos, que integran 10 pantallas LCD que miden 4,2 metros de diámetro cada uno.

La instalación, que fue creado por Local Projects, empresa que ha realizado proyectos como el Smithsonian Design Museum o el National September 11 Memorial Museum, responde a los gestos realizados por un guía turístico que lleva un brazalete diseñado especialmente para su control y es él quien determina que vídeo puede verse: como la historia de Nueva York, las zonas de la ciudad más interesantes o los restaurantes de la zona. City Pulse dispone de hasta 10 historias diferentes para visualizar de forma simultánea.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 30 Jun, 2015
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO, Display, Simulación