En colaboración con Orange, la Fundación i2CAT ha desarrollado un sensor autónomo, que funciona con luz solar y artificial, que puede ser utilizado en aplicaciones como la monitorización de mobiliario urbano o la prevención de desastres naturales.

IoT - Internet de las Cosas

La Fundación i2CAT ha estado presente un año más en el Smart City Expo World Congress, que cerró ayer sus puertas en Fira Gran Vía de Barcelona, y aprovechó su asistencia para presentar un nuevo sensor que funciona tanto en exteriores, a través de energía solar, como en interiores, mediante luz artificial.

Se trata de una innovadora solución que permite un alto grado de autonomía de los componentes que conforman la base de cualquier smart city, así como una larga duración.

i2CAT SensorLa solución es fruto de una colaboración con Orange para desarrollar un sensor que funciona de manera autónoma, inalámbrica y sin baterías, tanto en el exterior como en el interior. Para ello, se han sustituido las baterías por supercondensadores, un nuevo tipo de acumuladores de energía que permite recargar los dispositivos unas 250.000 veces, en comparación con el millar de veces que lo puede hacer una batería cargada con energía solar.

Esta tecnología permite hacer un despliegue en lugares cerrados y con luz artificial, condiciones que permitiría una vida útil del sensor muy superior a los 25 años de media que se calcula puede tener en el exterior, gracias a que la radiación solar no lo deteriora.

De este modo, explica Josep Paradells, director de la Fundación i2CAT, “nos encontramos con unos sensores que se cargan de manera similar a como, desde hace décadas, lo hace cualquier calculadora solar de las que tenemos en la oficina”.

Mobiliario urbano solarPara Paradells, lo más complejo ha sido el diseño, pues “se quería hacer algo que fuera pequeño y costara poco, empleando componentes comerciales. Para que IoT sea una realidad, necesitamos técnicas de acumulación de energía innovadoras, de funcionamiento infinito y de muy bajo consumo”.

De entre los usos que podría tener este nuevo tipo de sensor, destaca la monitorización de mobiliario urbano, que podría seguir funcionando si estos se localizan o entran en un recinto sin luz solar, o la prevención de desastres naturales, gracias a la monitorización de diferentes parámetros como el fuego, el nivel de agua en los ríos o la detección de temblores en infraestructuras ocasionados por terremotos, entre otros usos.

i2Cat en SmartCity 2015

Tecnología LoRa

Por otra parte, Daniel Camps, director de Mobile Wireless Internet de i2CAT, impartió en la feria una charla en la que puso de relieve la apuesta de la Fundación por la tecnología LoRa.

Se trata de una tecnología de baja frecuencia para la transmisión de datos máquina a máquina (M2M) que permite un envío de datos a través de grandes distancias y a un coste muy reducido, ayudando a la proliferación de la Internet de las Cosas.

Camps explicó cómo las ciudades inteligentes se están convirtiendo en una realidad pero se encuentran con algunos problemas, principalmente el coste de desarrollo de infraestructura en la ciudad. Una tecnología que ayuda en la solución de este problema es el uso de la tecnología inalámbrica de baja potencia de la red de área local, en la que LoRa sería una de sus aplicaciones.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 20 Nov, 2015
• Sección: Control, Display, Distribución señales, Eventos, Iluminación, Redes