A lo largo este año presentará tres productos orientados a su plataforma Nervana creados para incrementar la velocidad y facilitar el uso, permitiendo a un mayor número de profesionales de datos resolver los retos más importantes del mundo relacionados con la tecnología estándar.

Inteligencia artificial y la realidad virtual/combinada son dos áreas por las que Intel está apostando fuerte para potenciar la innovación y permitir una más rápida transformación para acceder a nuevas y mayores oportunidades, tanto para la industria como para los consumidores.

Los analistas esperan que en 2020 más de 50.000 millones de dispositivos (wearables, sensores de inventarios en establecimientos, vehículos de conducción autónoma, equipos médicos, infraestructuras urbanas, etc.) se conecten a Internet y entre sí.

Las redes están evolucionando para adaptarse a las grandes demandas en ancho de banda creadas por la cantidad cada vez mayor de dispositivos conectados para acceder, analizar y compartir datos en tiempo real.

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial (IA) ya es una realidad, desde lo más habitual (reconocimiento de voz para transformar voz en texto, etiquetado de fotos y detección de fraudes) a lo más innovador (medicina de precisión, predicción de lesiones y vehículos de conducción autónoma). La IA permitirá a las máquinas incrementar la capacidad humana, automatizar tareas tediosas o peligrosas, impulsar descubrimientos científicos y ocuparse de problemas sociales.

Se estima que el mercado mundial de la robótica y la IA va a crecer hasta 153.000 millones de dólares en 2020, incluyendo 83.000 millones para robótica y 70.000 millones para analíticas basadas en IA.

Según Intel, durante este año la tecnología se va a convertir en algo más rentable y generalizado, con nuevas aplicaciones que van a surgir en una amplia gama de sectores, creando grandes eficiencias para empresas y consumidores. Se va a mejorar en gran medida la tecnología para ofrecer soporte a nuevas aplicaciones para IA como, por ejemplo, el procesamiento de lenguaje natural y los bots, abriendo el camino a una adopción más generalizada de esta tecnología. El aprendizaje automático y profundo se va a integrar más estrechamente en los dispositivos conectados para IoT, facilitando el acceso a un nivel más profundo de conocimientos.

La compañía tiene previsto presentar este año tres productos (Lake Crest, Knights Crest y Knights Mill) para su plataforma Nervana creados para incrementar la velocidad y facilitar el uso, permitiendo a un mayor número de profesionales de datos resolver los retos más importantes del mundo relacionados con la tecnología estándar en el sector.

En el primer semestre dará a conocer una tecnología innovadora de Nervana Systems probada en procesadores (con nombre de código Lake Crest), que se ofrecerá más tarde a los clientes para redes neuronales para proporcionar un alto rendimiento en el aprendizaje profundo y que ofrece una alta densidad informática con interconexiones de alto ancho de banda.

El segundo producto, con nombre de código Knights Crest, integra los procesadores Intel Xeon con la tecnología de Nervana Systems. Y, el tercero, es la próxima generación de procesadores Intel Xeon Phi (con nombre de código Knights Mill), que proporcionarán hasta cuatro veces más rendimiento que la generación anterior para aprendizaje profundos.

Realidad virtual/fusionada

Las experiencias actuales se basan en la interacción del usuario con una pantalla, pero, en el futuro, los usuarios podrán disfrutar de una inmersión total en las imágenes, el sonido y las experiencias táctiles.

La siguiente frontera de la informática permitirá a las personas crear, resolver, desarrollar y jugar en un mundo en donde las barreras entre los entornos físicos y virtuales van a ser cada vez menos perceptibles. Las tecnologías virtuales tienen un enorme potencial para el futuro, y los sectores acaban de comenzar a descubrir lo que es posible en este terreno.

En 2016, Intel dió a conocer el Project Alloy, una solución todo en uno para realidad virtual. En el mes de noviembre anunció la adquisición de Voke, compañía que ofrece experiencias deportivas inmersivas a atletas, aficionados y productores de contenidos. Y, en diciembre anunció, junto a Microsoft, las especificaciones de la tecnología Windows Holographic.

Para este año, Intel prevé que las experiencias de realidad virtual irán más allá de las fases iniciales en sectores como el de sanidad, educación y viajes, integrándose en entornos totalmente inmersivos.

La realidad fusionada, una nueva forma de disfrute de entornos e interacciones físicas y virtuales, tendrá un papel destacado, con cinco avances tecnológicos (6 grados de movilidad, seguimiento integrado, manipulación más natural, tecnologías sin conexión y contenidos digitalizados del mundo real) y se espera que se encuentre disponible en el mercado a lo largo de este año.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 4 Ene, 2017
• Sección: Infraestructuras, Realidad Aumentada, Redes, Simulación