Con una inversión de más de 200 millones de euros, esta institución académica de la capital de Irlanda ha emprendido un ambicioso proyecto de renovación tecnológica de sus espacios de enseñanza, en el que los equipos láser de Panasonic, junto con la plataforma Crestron Digital Media protagonizan sus tres campus.

El nuevo plan de desarrollo de los tres campus que forman la Universidad de Dublín (DCU) tiene en la transformación de la infraestructura de TI, y en concreto de la tecnología audiovisual de sus espacios, una de sus principales bazas en general, con el despliegue de la tecnología de proyección láser de Panasonic y de la plataforma Crestron Digital Media en cada una de sus zonas en particular.

Esta combinación tecnológica responde al pliego de licitación de contar con equipos fiables y de bajo mantenimiento, que además resulten sencillos de utilizar para ponente, para lo cual se prevé la instalación de más de 150 proyectores láser de este fabricante a finales de diciembre de 2017.

Para este proyecto se han seleccionado el proyector láser PT-RW330 de Panasonic, de 3.500 lúmenes, para las salas de seminarios, mientras que para aulas de mayor tamaño se instalará el modelo PT-RW630, que forman parte de su gama Solid Shine, con una fuente de luz combinada de tipo Led-láser que proporciona unas 20.000 horas de funcionamiento sin tener que sustituir la lámpara ni el filtro.

Como explica Declan Raftery, director de operaciones de la DCU, “tenemos más de 140 aulas y espacios de enseñanza distribuidos en tres campus. Hasta ahora habíamos utilizado tecnología halógena antigua y queríamos sustituir esta tecnología anticuada por una nueva en todos los campus y espacios de enseñanza”.

Antes de iniciar este proyecto de transformación audiovisual, “la tecnología que teníamos era siempre motivo de queja -continua Raftery-, como cuando entrabas en un aula a primera hora de la mañana y una lámpara se fundía y eso causaba retrasos en la clase. Ahora avanzamos hacia una situación en la que los docentes confían en la tecnología, en que funcionará y en que ofrecerá alta calidad en todos los espacios de enseñanza”.

Alta calidad de imagen, tecnología fiable, con reducidos costes de mantenimiento y gran durabilidad han sido las características que, desde el punto de vista de la universidad, cumple la tecnología láser de Panasonic.

“Cuando instalamos los nuevos equipo nos quedamos boquiabiertos los primeros minutos por la calidad de las imágenes y el resto de características –destaca Martin Maloney, profesor de la Facultad de Comunicaciones de la DCU-. No tardamos nada en acostumbrarnos y olvidarnos de los problemas de antes, hasta que me tocó dar clase en un aula en que todavía se utiliza un equipo antiguo. Entonces, pude apreciar la diferencia”.

Otro elemento importante en este proyecto es que los estudiantes también han valorado muy positivamente la nueva tecnología, no sólo porque los proyectores funcionan sin problemas y de manera rápida, sino porque les permite aprender mejor.

Así lo recuerda el presidente de la asociación de estudiantes de la DCU, Kim Sweeney: “resultaba frustrante llegar a clase y encontrarse con que el profesor no podía utilizar la tecnología. La nueva tecnología audiovisual mejora la experiencia de los estudiantes y les permite aprender mejor, y de una manera colaborativa”.

En esta línea, William Kelly, decano de enseñanza y aprendizaje de la DCU, añade que “es muy importante contar con un campus digital del siglo XXI, con equipos audiovisuales de última generación. Las expectativas de los estudiantes se basan en su propia experiencia personal de acceso prácticamente instantáneo a la tecnología”.

McKeon Group se ha adjudicado el contrato para actualizar las tecnologías audiovisuales de la DCU y está sustituyendo gradualmente los sistemas de todos los espacios por la nueva plataforma digital. “Dada la situación económica de Irlanda, ha resultado muy difícil convencer a los clientes de que cambiar a la tecnología láser resulta a la larga más rentable -asegura Tomás Mac Eoin, director general de la compañía-. Hemos firmado un contrato marco de tres años para actualizar todos los espacios de enseñanza al mismo estándar, que debemos instalar en función de los horarios de las clases, comparables a las de las mejores instituciones educativas de Irlanda”.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , , ,
Por • 18 Ene, 2017
• Sección: Casos de estudio, Control, Formación, Proyección