Considerada la instalación de proyección láser fija más grande de China, este santuario budista ha implementado una experiencia inmersiva, en una zona de 7.300 metros cuadrados, integrada por 24 equipos HIGHlite Laser II de Digital Projection.

El Templo de Famen es uno de los santuarios más antiguos de China, visitado por peregrinos de todo el mundo. Situado en ciudad de Baoji de la provincia de Shaanxi, su construcción data del siglo II d.C. y alberga las reliquias de Buda Sakyamuni.

Para compartir la historia de este templo budista se han instalado 24 equipos HIGHlite Laser II de Digital Projection siendo considerada la proyección fija láser más grande de China. Esta experiencia inmersiva lleva a los visitantes a un viaje en el tiempo y el espacio mil años atrás. Se realizan en el salón Norte de su icónica pagoda, en un espacio de 7.300 metros cuadrados, donde se muestran seis áreas de actuación: Preludio, Deseo, Audacia, La batalla contra los demonios y Meditaciones.

“Los monjes del templo creen que al descubrir a la gente cuál es el verdadero espíritu de Tao, el infinito será alcanzado. Los recuerdos del Templo Famen están diseñados para transportar a los visitantes miles de años atrás para ver los acontecimientos a través de sus propios ojos, como si fueran viajeros del tiempo”, explica Mark Wadsworth, Marketing Manager de Digital Projection International.

Los proyectores DLP de 3 HIGHlite Laser II de 3 chips fueron seleccionados por su durabilidad y estabilidad, así como por su calidad imagen. Construido con la tecnología láser de estado sólido, este modelo ofrece una solución altamente duradera con una vida útil de más de 20.000 horas, sin mantenimiento y diseñado con redundancia. Con un brillo de 13.000 lúmenes junto a la tecnología DarkChip DMD, ofrece imágenes con un óptimo color real que permiten crear efectos similares a la verdadera pantalla teatral. La proyección Full HD con resolución WUXGA física de 1.920×1.200 garantiza una alta calidad de imagen.

Los 24 proyectores digitales HIGHlite Laser II están distribuidos entre las secciones separadas de la obra. Tres están dedicados a ‘El Preludio’ y crean un paisaje inmersivo, mientras que otros siete están localizados en el hall este y cental para demostrar ‘el deseo’, proporcionando una impresionante área de proyección de más de 5.000 metros cuadrados.

‘La Audacia’ sigue las dedicatorias de un piadoso monje: su laboriosa práctica y la construcción de su torre para promover el dharma de Buda y salvar a la gente. Un total de seis proyectores HIGHlite Laser II crean una experiencia inmersiva con una visión panorámica de 360°.

En la sección que muestra ‘La batalla contra los demonios’, otros tres proyectores de Digital Prejection crean una visión de 126 metros cuadrados sobre una gasa. En este punto, se narra la historia del ayudante Ding, que pasó su vida cantando ópera para proteger el dharma de Buda y custodiar el tesoro budista, también se introduce en las impresionantes imágenes proyectadas sobre la gasa, complementadas con un sonido envolvente que consigue un efecto de inmersión total sobre el público.

En el zona final del culmen de la historia, nueve proyectores HIGHlite Laser se combinan para crear un final espectacular, con una proyección que abarca 182 metros cuadrados. La historia en esta etapa representa al joven monje, Liangqing, protegiendo la pagoda durante la Revolución Cultural.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 28 Abr, 2017
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO, Proyección