Beabloo analiza cómo, utilizando la analítica, se reconocen los cambios en las tendencias de consumo de los usuarios. Esta información es posible conseguirla instalando sensores en webcams, monitorizando el recorrido de la señal o identificando objetos.

Beabloo retail

“Los datos pueden ayudar a iluminar las conexiones y las tendencias enterradas bajo el dato. Estos hallazgos consiguen que las predicciones sean más detalladas, más precisas y eficientes”. De esta forma, la consultora Deloitte resume en su informe Tech Trends 2018 cuál es la importancia del Big Data Analytics en el sector del retail.

En otras palabras, la analítica es una herramienta que consigue simplificar los datos, hacerlos accesibles al usuario, relacionar e interpretar los patrones y dotarlos de un significado útil.

¿Cuál es nuestra audiencia?, ¿cómo reaccionan nuestros clientes con los productos expuestos en la superficie retail?, ¿dónde esperan?, ¿cuánto tiempo permanecen ante el escaparate?, ¿y frente a una campaña de digital signage? ¿Han interactuado con un producto?, ¿con qué frecuencia?

Para conseguir este registro, es preciso convertir los movimientos en datos cuantificables. Esto es posible instalando, por ejemplo, sensores en webcams que revelan el número de personas que pasan delante de ellos, monitorizando el recorrido de la señal (WiFi o Bluethooth) o a través de la identificación de los objetos (código de barras o sistema RFID), entre otros sistemas.

Así, la analítica registra los cambios en las tendencias de consumo de los usuarios y favorece un control acertado sobre la toma de decisiones en múltiples áreas:

    • Observando el volumen de clientes, el tráfico o el tiempo medio de la visita de los clientes y monitorizando su flujo, posición o direcciones dentro de la tienda es posible optimizar los recursos humanos de la empresa y evaluar la eficiencia del marketing visual de la tienda.
    • Estableciendo zonas de calor dentro de un área determinada en la tienda, conociendo las direcciones que los clientes escogen y observando la ruta dentro del edificio se mejora la rentabilidad del espacio comercial, hace eficiente el gasto de marketing y la distribución de los productos en estas zonas.
    • Conociendo a la audiencia de forma completamente anónima, descubriendo el género y el rango de edad es posible llegar a un público objetivo y segmentar las campañas.
    • Monitorizando la tecnología beacon se profundiza en las estrategias de marketing de proximidad, permitiendo localizar al cliente, analizar su comportamiento dentro de la tienda y enviarle ofertas optimizadas.
    • Midiendo el rendimiento de las pantallas digitales de los escaparates o maniquíes se identifica de forma inmediata qué contenido es relevante para el cliente.
    • Cuantificando el engagement de una categoría de productos y observando la interacción física con un producto se logra conectar con el cliente y despertar su atención.

En Beabloo, la analítica está presente en soluciones que permiten llevar a cabo un registro preciso y actualizado durante las 24 horas del día con la finalidad de acceder a valiosos KPI del negocio que mejoran la experiencia del cliente e incrementan su fidelidad.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 4 Abr, 2018
• Sección: Digital signage, Tribunas