La obra ha contado con iluminación de Luis Perdiguero en su estreno mundial durante el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, quien ha utilizado la consola GIO para el control de luces.

El reciente estreno en Mérida de Antígona, la nueva obra de Víctor Ullate inspirada en el clásico del poeta Sófocles, ha contado con Eduardo Lao como director artístico; Luis Perdiguero como iluminador, y con Juanjo H. Trigueros como operador de luces.

La peculiaridad de esta historia, uno de los principales dramas griegos, requería una estética e iluminación que representasen tanto la furia del rey Creonte como la contradicción de Antígona y su castigo. En su puesta en escena, Perdiguero ha realizado un excelente trabajo de iluminación para destacar la tensión y las diferentes emociones, que se han acompañado de una potente escenografía de los bailarines creada por Curt Allen Wilmer.

Para este trabajo de alto nivel dramático se requería una consola en la que tanto la programación como la operación durante la obra fuese sencilla, pero a la vez permitiese sacar el máximo partido a las luminarias instaladas, consiguiendo intensos juegos de luz y color, para lo que se ha optado por la consola GIO de la familia EOS del fabricante ETC, marca distribuida en España por Stonex.

Gracias a su versatilidad, GIO es una mesa especialmente indicada para grandes montajes, con una amplia zona de trabajo, dos pantallas táctiles y botones retroiluminados para guiar al operador mientras el resto del teatro está en oscuridad.

Además, permite la integración de hasta tres monitores externos. Su tamaño la ha convertido en la mesa favorita para grandes producciones en gira: ofrece un control potente en un cuerpo compacto que permite transportarla sin grandes esfuerzos.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 21 Ago, 2019
• Sección: Casos de estudio, Control, Iluminación