La consola de producción mc²96 como sistema FOH, y la del modelo mc²56, que sirve de sistema de respaldo y para nuevos proyectos, configuran la nueva infraestructura de audio.

blank

Fundado en 1952, el Teatro Maxim Gorki es el más pequeño de su tipo en Berlín (Alemania), con 440 butacas, y está considerado como “un teatro urbano contemporáneo en un entorno histórico».

Recientemente, sus responsables han optado por cambiar la infraestructura de audio del teatro y han instalado una consola de producción Lawo mc²96 como consola FOH en el vestíbulo principal, y otra del modelo mc²56 que sirve como respaldo y consola remota para la preparación de nuevos proyectos, que también se utiliza como consola de grabación.

Un Nova73 compact sirve como router central de la instalación, con cinco unidades Dallis disponibles como cajas de escenario, dos de las cuales se pueden utilizar en combinación con la consola mc²56 y también en el escenario. Otras unidades Dallis se utilizan en el espacio en el que se necesitan la mayoría de las entradas y salidas: en el foso de la orquesta y en el sótano (Amp-City).

Las ‘entradas y salidas locales’ en la parte trasera de las dos consolas también se utilizan tanto en el área FOH como en el estudio de grabación. De manera inusual, el estudio de grabación del teatro y un pequeño escenario de estudio se encuentran en el complejo de los edificios vecinos.

Christopher von Nathusius, jefe del departamento de sonido y vídeo del teatro, se han encargado de esta renovación de la tecnología de audio junto con su equipo y con el apoyo de planificación de Gunter Lühder de Avissplan, según el proyecto realizado por el especialista alemán Elektroakustik Neuenhagen.

Uno de los elementos primordiales para la elección del nuevo sistema era su fiabilidad, como apunta Von Nathusius. “Las consolas mezcladoras funcionan sin problemas 24/7. Además, el sistema instalado también es altamente redundante, ya que cubre el suministro de energía, la disponibilidad de al menos dos unidades por tipo de tarjeta y la compatibilidad completa de la consola”.

Una ventaja decisiva del sistema Lawo para este responsable del Teatro Maxim Gorki es “que en caso de fallo de la consola FOH en el vestíbulo, la de reserva puede tomar el relevo con relativa rapidez. Además, su máxima flexibilidad significa que los deseos del director artístico y de los directores, así como los futuros perfiles de requisitos para la tecnología teatral, pueden cumplirse a largo plazo”.

Además de estas razones, la decisión de optar por Lawo se basó principalmente en las amplias opciones de personalización para los respectivos usuarios. Basta con pulsar un botón para cambiar toda la gestión de derechos entre la consola mc²96, el router y mc²56, según sea necesario. De esta manera, la consola FOH (mc²96) puede, por ejemplo, permitir que la consola de estudio (mc²56) controle los niveles de recorte de las entradas de micrófono utilizadas en la sala.

Otras ventajas incluyen la asignación libre de los botones de usuario para un acceso rápido a las funciones más importantes, el control de la función Next Scene a través de MIDI, la función Sends to Fader, la agrupación rápida de canales y el fácil seguimiento de rutas complejas en un diseño modular.

La capacidad de transferir proyectos desde mc²96 a mc²56 permite preparar o procesar posteriormente producciones con un tiempo de ensayo limitado y sin tiempo de etapa. Sin esta característica no hubiéramos podido retomar nuestro repertorio completo -actualmente más de treintapiezas – en tan poco tiempo sin interrumpir las actuaciones y los ensayos”, puntualiza Christopher von Nathusius.


(Visited 44 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , ,
Por • 25 Nov, 2019
• Sección: Audio, Casos de estudio, Control