El FC Barcelona contempla la idea de construir un nuevo estadio, objetivo para el cual dispone de un modelo para financiarlo a través de la publicidad dinámica de la mano de la empresa Muro Cortina Modular Group, que convertiría el nuevo recinto blaugrana en una gigantesca pantalla publicitaria.

Según ha adelantado la agencia EFE, el FC Barcelona se plantea la construcción de un nuevo estadio con capacidad para albergar a 110.000 espectadores en unos terrenos de la Avenida Diagonal ahora propiedad de la Universidad de Barcelona. El plan ya ha sido presentado al Ayuntamiento, que ve con buenos ojos la operación, en la que no sería necesario realizar cambios de orden urbanístico, ya que Barça y la UB harían una permuta con sus terrenos. El espacio en el que podría ubicarse el nuevo estadio azulgrana corresponde a las actuales instalaciones deportivas de la universidad, al lado del Hotel Juan Carlos I, y se baraja la idea de edificar un nuevo campus universitario donde se encuentra en estos momentos el Nou Camp.

Unternehmen MCM (Muro Cortina Modular Group) ha presentado un plan económico al club con el que el Barcelona podría financiar el nuevo Camp Nou. Esta compañía, que se hizo cargo de la construcción de la fachada de la nueva Masia, está a la espera de que el club dé luz verde para la colocación de tecnología LED, como si fuese una segunda piel, en dos de las fachadas de este recinto de jóvenes valores. Con este objetivo, la nueva Masia contará con dos pantallas gigantes de LEDs de unos 250 metros cuadrados cada una desde donde el Barça podrá optimizar publicidad de sus patrocinadores y de otros anunciantes externos.

A pesar de que en estos momentos el Barcelona tiene en la mesa un plan de patrocinio de la nueva Masia por parte de la empresa Cacaolat, adquirida recientemente por Damm y Cobega, las opciones que se le presentan al club con las dos pantallas de tecnología LED son inmensas, y no quedaría restringida sólo a este centro. De esta forma, el Camp Nou también se presenta como un potencial escenario para la colocación de esta segunda piel con tecnología LED que permitiría que la fachada del estadio fuese una gigantesca pantalla publicitaria con la que el club podría generar unos ingresos que ayudasen a financiar casi en su totalidad el nuevo estadio de fútbol.

A medias con MCM

La empresa MCM, que cuenta con la patente de veinte años para este tipo de instalaciones en las fachadas con tecnología LED, puede explotar las caras de la nueva Masia para los próximos cinco años, y, según ha podido saber EFE, transcurridos estos años el Barcelona podría no renovar el contrato, pero debería de estar tres más sin poder explotar este modelo de actividad.

El negocio entre el Barcelona y MCM contempla que esta empresa, que también fue la que organizó la inauguración de la nueva Masia, explote las fachadas, realice el mantenimiento y reparta al 50% los beneficios de los anunciantes, algunos de los cuales, con diferentes aportaciones, están a la espera de que el centro Oriol Tort tenga ya instalada la segunda piel con tecnología LED.

El Barcelona, en este modelo de negocio, no realiza ningún dispendio, ni tampoco en la instalación de los LEDs, cuyo coste para la Masia asciende a unos 2 millones de euros, y cuyas proyecciones económicas apuntan a una facturación anual de entre 100 y 200 millones de euros, sin tener en cuenta el potencial si esta idea se traslada al actual Camp Nou.


Te gustó este artículo?

Abonnieren Sie unseren RSS-Feed und Sie werden nichts vermissen.

Weitere Artikel
durch • 16 Apr, 2012
• Abschnitt: HIGHLIGHT. Digitale Signatur. dynamische Werbung