Por tercer año consecutivo, el ejercicio-simulacro de rescate que tiene lugar en las playas mallorquinas de Muro ha contado con la tecnología de videovigilancia IP megapíxel de Mobotix, Grupo TTCS y Niceware, en colaboración con el área de seguridad de playas del ayuntamiento de la localidad.

Mobotix y TTCS simulacro playa Muro

El fabricante de sistemas de videovigilancia en red Mobotix, en colaboración con el instalador mallorquín TTCS y la empresa TIC Niceware, han puesto por tercer año consecutivo su tecnología y experiencia en seguridad para el ejercicio-simulacro de rescate realizado por el Área de Coordinación de Seguridad de Playas del Ayuntamiento de Muro (Mallorca) en sus playas.

En esta ocasión, la compañía local de instalación y mantenimiento de cámaras de seguridad TTCS, en colaboración con especialista en sistemas informáticos Niceware, han instalado catorce cámaras de videovigilancia IP de alta resolución de Mobotix, monitorizadas desde una carpa a modo de centro de control a través de cuatro pantallas de gran formato.

TTCS y Mobotix simulacro playa MuroDesde esta carpa, se han captado en directo todas las imágenes recogidas por las cámaras de las acciones realizadas durante el simulacro, que se han almacenado para su posterior análisis y evaluación de la actuación de los distintos equipos y la correcta aplicación de los protocolos.

Además de servir como ensayo general ante cualquier incidencia que se produzca en esta zona, este múltiple simulacro tiene como fin que los participantes puedan evaluar su actuación y mejorar los puntos débiles de la misma a posteriori para mejorar la seguridad de las playas de Muro.

Mobotix simulacro playa MuroEl múltiple simulacro grabado por las cámaras IP de Mobotix ha consistido en rescatar primero a dos supuestos heridos graves que habían caído al agua al desengancharse el paracaídas que arrastraba una lancha, una atracción habitual en muchas playas.

Mientras se procedía al rescate y reanimación de los dos heridos, aparecía una ficticia plaga de medusas en la orilla. Tras comprobar si se trataba de ejemplares protegidos, el equipo encargado procede a su traslado al lugar adecuado. Posteriormente el simulacro continuó con otro supuesto bañista que, a 150 metros de la playa, pasaba apuros para regresar y se simuló que la moto acuática que iba en su búsqueda se había averiado, por lo que el rescate se tuvo que realizar a nado.


Te gustó este artículo?

Abonnieren Sie unseren RSS-Feed und Sie werden nichts vermissen.

Weitere Artikel . .
durch • 8 Nov, 2013
• Abschnitt: Anzeigen. Geschehen. Sicherheit. Simulation