Interlock: Friends Pictured Within es una proyección multimedia interactiva, realizada en homenaje al director de orquesta Simon Rattle. Para su realización se utilizaron los servidores de medios Christie Pandoras Box y dos proyectores de la serie GS.

Christie Interlock Barbican

die Barbican Centre de Londres fue inaugurado en 1982 y es uno de los más grandes de Europa. En este edificio se celebran conciertos de música clásica y contemporánea, representaciones teatrales, proyecciones cinematográficas y exhibiciones de arte. Asimismo, en la sala de conciertos tienen su sede la Orquesta sinfónica de Londres y la de la BBC.

Este centro internacional de arte y conocimiento ha realizado un homenaje al director de orquesta Simon Rattle, tras su regreso a Londres, con iniciativas como la instalación multimedia interactiva Interlock: Friends Pictured Within. Una proyección que explora las ‘Variaciones Enigma’ que el compositor inglés Elgar dedicó a sus amigos más cercanos, representando aspectos de sus personalidades y episodios memorables en su relación a través de sus composiciones musicales.

Diseñada por el artista Jonathan Munro, en colaboración con la compositora Anna Meredith y el músico y productor Jack Ross, Interlock: Friends Pictured Within planteaba una respuesta artística contemporánea al tema de la amistad. La obra es una producción del programa de Aprendizaje Creativo Barbican Guildhall, que ofrece a personas de todas la edades y orígenes acceso gratuito a manifestaciones artísticas del más alto nivel.

Christie Interlock Barbican

La instalación, que se exhibió desde septiembre de 2017 a enero de 2018 en el vestíbulo del Barbican Centre, incluía una proyección interactiva de catorce vídeos sobre el tema de la amistad, con catorce bandas sonoras originales que se accionan con unos sensores de pie, permitiendo al visitante activar múltiples variaciones simultáneamente que se interconectan formando una composición global.

En la creación de su contenido participaron 150 ciudadanos e implica también al público que interactúa con ella y hasta a la comunidad que se mueve en torno a los servidores de medios Christie Pandoras Box. Estos gestionan la proyección y se encargan de todo, desde el blending y la iluminación hasta el apagado de los proyectores cuando el último empleado del Barbican ha abandonado ya el centro.

“Uno de los aspectos más interesantes de la instalación es que pone a prueba la enorme flexibilidad del Pandora Box de Christie. Solemos asociar los servidores con grandiosos espectáculos en vivo, pero esta solución es modular y escalable hasta el infinito, lo que permite gestionar con ella todo tipo de proyección, iluminación, dispositivo o software”, explica James Belso, Director de Ventas de Christie.

Christie Interlock Barbican

Orígenes de la experiencia multimedia

Todo comienza cuando el gran director de orquesta Simon Rattle anuncia que, tras una ausencia de quince años, regresa a Londres para convertirse en director musical de la London Symphony Orchestra (LSO).

La noticia sacudió la escena internacional y Londres empezó a prepararse. “Hace un par de años, Nicholas Kenyon, director ejecutivo del Barbican, me pidió concebir algo que implicara a Simon Rattle como artista asociado con el Barbican y la Guildhall School of Music & Drama. Para su debut con la LSO, Simon eligió las ‘Variaciones’ de Elgar, y adaptamos parte de nuestra celebración a esa elección”, cuenta Anna Wilson, productora del programa de Aprendizaje Creativo Barbican Guildhall.

Wilson escogió como primer artista a Jonathan Munro, a quien define como “una rareza. Es artista multimedia, construye instalaciones, diseña, esculpe, le encanta trabajar con sonido y visuales. Es un estupendo director de proyectos y un experto informático que enseña a los niños a codificar. Tenía capacidad más que demostrada para gestionar la creación técnica y artística al completo”.

De los audiovisuales se encargó el director técnico Tim Bifield. Una de sus primeras preocupaciones era que la instalación estaba ubicada dentro de un cerramiento, con una distancia de visualización de apenas un metro.

La solución fueron dos proyectores Christie GS, que con sus 7.500 lúmenes tenían el brillo necesario, incluso en condiciones de elevada iluminación ambiental. Además, como tantos de los proyectores Christie repartidos por el Barbican, son de fósforo láser, por lo que funcionan durante largos periodos sin necesidad de gastar en lámparas. “La Serie GS tiene una calidad de imagen fantástica, incluso a distancias tan cortas. Sus proyectores son, además, muy silenciosos, algo idóneo en espacios como este, especialmente al ir montados sobre un techo muy bajo”, señala Bifield.

Christie Interlock Barbican

Proyección blending

El siguiente reto era el blending. La corta distancia y la posición angulada desde el techo aconsejó la utilización de dos proyectores para asegurar una imagen con óptima calidad y sin distorsiones. Para conseguirlo decidieron recurrir al Pandoras Box por la facilidad de cambio de contenidos que ofrece. Por ejemplo, si alguien quiere incorporar puntualmente un logo, puede colocarlo en un blending ya construido.

La distancia de un metro obligaba a unir milimétricamente líneas procedentes de ambos proyectores. “Unimos las líneas en el Pandoras Box usando Warper Tool, una herramienta que facilita elevados niveles de detalle y que se usa, a menudo, en superficies curvadas o 3D. La pared no es ni recta ni plana, y esa herramienta nos permitió adaptarnos a la curvatura de la pared”, añade Bifield.

Christie Interlock Barbican

Software Mac y Widget Designer

La instalación Interlock usó su propio software basado en Apple Mac. Jonathan programó la interactividad y todos los vídeos con software MAX para que se accionaran con sensores de pie colocados en el suelo.

“En lugar de incorporar contenido por Pandoras Box pudimos enchufarle un Mac, un vídeo o una cámara como entrada en vivo. El Pandoras Box lo muestra exactamente como se ve en la pantalla del Mac. La ventaja es que se evita el retardo de la imagen, que llega en tiempo real, haciendo que el audio esté perfectamente sincronizado”.

Christie Interlock Barbican

Después, se hizo blending suave con la imagen, para homogeneizar totalmente el brillo y el color. “Al principio nos llevó algo de tiempo fundir con precisión los bordes, pero después de un par de instalaciones se convirtió en un proceso muy rápido. Cuando nos enfrentamos a Interlock habíamos mejorado muchísimo, y comprobamos lo rápido que sale el blending de bordes con Pandoras Box”, continúa explicando Bifield.

Por otra parte, el Widget Designer permite controlar los proyectores y el contenido. Es posible organizar horarios y eventos de forma que las proyecciones se accionen automáticamente a la hora programada. “Cada mañana a las 8 los proyectores se encendían por sí solos, y a las 11 de la noche se apagaban”.

Esa automatización muestra otras ventajas del Barbican Centre. “Si de repente nos surge un evento comercial, en cuestión de segundos puedo programar un apagado, un cambio de contenido, que se encienda a las cuatro y que vuelva a apagarse a las seis”.

Bifield alaba también la última versión, la V6, que incorpora búsqueda en Google, facilitando la autosuficiencia sin necesidad de conocimientos profundos de codificación. “Digamos que queremos reproducir contenido desde 10 de la mañana. No tengo más que teclear la palabra ‘play’ para recibir sugerencias. Si aún me quedan dudas, la gente de Alemania las responde en un plazo máximo de 24 horas.

Todos los efectos que normalmente editarías antes de completar el contenido los puedes dejar prácticamente sin tocar y añadirlos después, lo que permite actualizar sobre la marcha sin tener que volver a edición”.


Hat Ihnen dieser Artikel gefallen?

Abonnieren Sie unseren RSS-Feed und Sie werden nichts vermissen.

Weitere Artikel
durch • 28. März 2018
• Abschnitt: Fallstudien. Steuern. HIGHLIGHT. Vorsprung