Tras la situación provocada por el COVID-19, el sector educativo debe cambiar su forma de aprendizaje y apostar por un modelo híbrido y para conseguirlo la clave se encuentra en las nuevas tecnologías.

Lifesize

Durante los últimos años, la transformación digital se ha convertido en una materia pendiente para el sector educativo. Los centros, debido a la falta de recursos económicos y humanos, han implantado soluciones tecnológicas de una manera muy pausada y escalonada.

El golpe causado por la COVID-19 ha hecho que instituciones, colegios privado y públicos pisen el acelerador en este aspecto y aúnen esfuerzos para impulsar el cambio hacia un modelo educativo híbrido, donde el pilar fundamental es y será la digitalización de contenidos. Pero, ¿cómo afrontarán los alumnos de todas las edades esta nueva etapa?, ¿está el profesorado preparado para compaginar la educación online con la presencial?, ¿las instalaciones disponen de la tecnología y material apropiado?

Es difícil contestar a estas preguntas, pero vamos a poner cifras para ir encajando las piezas del puzle.

Lifesize

Según la Estadística de la Sociedad de la Información y la Comunicación en los centros educativos no universitarios (2020) el 96,8% de las aulas españolas disponía de conexión a Internet en el curso 2018-2019, el 60,1% de las clases tenía, además, sistemas digitales interactivos (pizarras digitales, paneles interactivos o TV interactivas). Los centros públicos de primaria son los mejores posicionados (96,2%), mientras que los privados son los que cuentan con más estancias conectadas (97,4%).

Otro aspecto clave a tener en cuenta es la brecha digital existente entre clases sociales. De acuerdo con los datos de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares del INE de 2019 casi un ocho por ciento de hogares seguía sin acceso a la red por falta de conocimientos para usarlo (51,3%) o por los altos costes del equipo (28%). La estadística confirma que el 80,9% de los hogares con al menos un miembro de 16 a 74 años disponía de algún tipo de ordenador (sobremesa, portátil, tablet).

Lifesize

Retos del profesorado y alumnado

Si hay una cosa clara es que el colectivo de profesores se siente indefenso ante la falta de recursos humanos y de formación para llevar a cabo su labor de forma correcta. Cómo motivar al alumnado en la situación actual es una de las claves de éxito para que las tasas de fracaso escolar no sigan creciendo entre los entornos más desfavorecidos. Por ello, debe existir una mayor colaboración entre docentes y personal cualificado para atender a demandas socioemocionales y socioeconómicas. Además de una mejora considerable en cuanto a infraestructura tecnológica se refiere (software y hardware).

Por otro lado, los alumnos deben aprender a conjugar la clase virtual con la presencial. Una realidad nada fácil, ya que el estímulo positivo que supone la socialización entre ellos se reduce. Para los más pequeños no tener una rutina similar de forma diaria puede ocasionar desórdenes que impliquen menor capacidad de atención y reducción de la motivación por el aprendizaje. La tarea va a ser complicada y profesores, niños o adolescentes y padres deberán realizar un sobreesfuerzo para conseguir resultados positivos.

Digitalización de contenidos como pilar fundamental

Si echamos la vista atrás (una década), apenas existían contenidos digitales en el mundo de la educación, únicamente algún CD que acompañaba a los libros y que la mayoría de docentes y alumnos no le daba uso. Actualmente, la mayoría de editoriales ofrecen libros de texto digitales y apuestan por los beneficios que reporta para ambos.

Un paso importante sería la creación de librerías digitales de contenido en los centros para intercambiar información y generar constantemente nuevos datos accesibles para todos los alumnos en tiempo real. Otra posibilidad sería la implantación de un software de gestión apropiado que posibilitaría una rápida adaptación a la nueva etapa escolar.

Asimismo, la tecnología impulsada por Inteligencia Artificial permite a profesionales y educadores mejorar la colaboración, compartir ideas con seguridad y añadir inteligencia a cualquier reunión o clase virtual. Ofreciendo una experiencia más real para el alumno y rompiendo las barreras existentes.

Existen ya aplicaciones en el mercado que mejoran la comunicación a distancia en las reuniones en video o clases virtuales, eliminando ángulos muertos y haciendo de las pizarras tradicionales nuevas pizarras virtuales. Gracias a esta herramienta todo el contenido que el profesor va anotando en el encerado estará disponible para el alumno en el mismo instante de forma digitalizada. Cualquier despiste o fallo asociado a la red no será un impedimento para que el estudiante pierda detalle del nuevo formato de clase online. Un método sencillo, económico y al alcance de todos los centros educativos.

Si todos trabajamos juntos por un objetivo común seremos capaces de conseguir una educación de calidad, profesionales cualificados y prepararemos a nuestros jóvenes para el nuevo futuro digital que les espera.

Juan Aracil, country manager de LifesizeJuan Aracil

Country manager de Lifesize Iberia



(Visited 217 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 15 Oct, 2020
• Sección: Formación, Tribunas