Estas son las principales conclusiones del informe de Frost & Sullivan sobre las tendencias y perspectivas que cambiarán en el año 2030 las preferencias de los consumidores y la propuesta de las tiendas físicas en el entorno minorista.

Cada día hay una mayor dependencia de la tecnología en distintas áreas e industrias; la sociedad ha cambiado sus preferencias a la hora de comprar y se apoya cada vez más en sus dispositivos electrónicos, lo que está causando una transformación drástica de las tiendas físicas.

En el caso del entorno retail o de las tiendas minoristas, la tecnología permite ofrecer a los consumidores experiencias personalizadas, una tendencia que será clave para mejorar la eficiencia logística de los puntos de venta.

En España esta transición ya está ocurriendo y cada vez hay menos tiendas físicas, aunque son más grandes y con mayor integración tecnológica. Estos negocios se encuentran en plena evolución hacia el mundo digital, transformando y adaptando sus procesos a la nube.

Según un informe realizado por la consultora Gel & Sullivan y promovido por Dassault Systèmes, solo el 23% de los consumidores señala que realizará absolutamente todas sus compras online en 2030. La gran mayoría de los encuestados sigue creyendo que va a acudir a tiendas físicas, pero el aspecto de estas no será al que estamos acostumbrados.

El uso de tecnologías de realidad aumentada y virtual cambiarán totalmente la experiencia del consumidor a la hora de comprar. Será posible probar productos de manera virtual y comprobar cómo sientan en distintos escenarios. Por ejemplo, no es lo mismo probarse un bañador y verse en el espejo del probador de la tienda, que ver cómo le quedaría en la playa con la ayuda de tecnologías de realidad virtual.

Las tiendas tendrán que adaptar sus negocios a las nuevas tendencias tecnológicas para poder sobrevivir a esta nueva era de cambios, y la combinación de una experiencia de compra física y digital es la clave del éxito. Las tiendas físicas ya no serán locales con una infinidad de productos expuestos, sino salles d’exposition que ofrecerán experiencias inmersivas que no estarán disponibles en línea.

En el ámbito logístico también habrá grandes cambios, donde serán robots los que reabastecerán las estanterías y proveerán los productos que el cliente solicita. Los pagos serán realizados casi en su totalidad de manera electrónica, con la ayuda de tecnologías de vanguardia de reconocimiento facial.

Otra tendencia en el entorno retail para 2030 es la de personalizar los productos ante las necesidades y gustos del consumidor y compañías como ECCO ya implementan este tipo de tecnologías para adaptar sus productos a cada uno de sus clientes.

El laboratorio de innovación de esta compañía de diseño de calzado ha desarrollado un sofisticado algoritmo para hacer un gemelo digital del pie de cada consumidor y así elaborar suelas personalizadas con la ayuda de tecnologías de impresión 3D. Este tipo de características estarán cada vez más presentes no sólo en productos, también en servicios que ofrecerán prestaciones a la altura de las peticiones del usuario.


Est-ce que vous avez aimé cet article ?

Abonnez-vous à notre flux RSS et vous ne manquerez de rien.

D'autres articles , ,
par • 22 Aug, 2019
• Section: études, affaires, Réalité augmentée