Para celebrar su 20 aniversario, el mayor banco privado de Rusia, Alfa Bank, ofreció a la ciudad de Moscú la mayor proyección en 3D video mapping de la historia coincidiendo con el 864º cumpleaños de la capital rusa. Más de 800.000 personas fueron testigos del espectacular show diseñado por David Atkins que combinaba video proyecciones sobre la fachada de la Universidad Estatal de Moscú, pirotecnia y actuaciones en directo.

El 4 de septiembre, Día de la Ciudad de Moscú, la capital rusa albergó un singular acontecimiento visual: el Alfa-Show 4D, un espléndido espectáculo de videoproyección en en Vorobyevy Gory (las Colinas del Gorrión), conmemorando el vigésimo segundo aniversario de Alfa-Bank, el mayor banco privado de Rusia. Durante media hora, la fachada del edificio principal de la Universidad Estatal de Moscú se transformó en una gigantesca pantalla de 25.500 m² ante las casi 800.000 personas que fueron testigos de un show audiovisual de enorme belleza.

El Alfa-Show 4D fue la idea de Alfa-Bank para celebrar su vigésimo segundo cumpleaños. Viktor Shkipin, director de Marketing de Alfa-Bank, ha explicado que la entidad posee una larga tradición en la organización de grandes celebraciones, incluyendo actuaciones en el país de estrellas legendarias. “Nuestra elección de soporte para celebrar el aniversario de Alfa-Bank no fue casual. Convencidos de que, desde el punto de vista tecnológico, nuestro banco es líder en Rusia, optamos por el soporte de acontecimiento público tecnológicamente más avanzado de que disponemos hoy: una colosal videoproyección multidimensional”, declara.

El diseño del show fue obra del director David Atkins, organizador de eventos públicos, y de su empresa, David Atkins Enterprises (DAE). Atkins ha producido espectáculos como las ceremonias de apertura de las Olimpiadas de Vancouver y Sydney, la Exposición Universal de Shanghái y los Juegos Asiáticos de Doha. Los preparativos de este encargo, primero de Atkins en Rusia, han llevado varios meses.

Grandes proyecciones
La ejecución técnica del componente visual del espectáculo correspondió a ETC, una empresa reconocida por cómo ha sabido aplicar su rica experiencia en video mapping a proyecciones videográficas de gran escala. El equipo de ETC recurrió esta vez también a la potencia de intensidad de los proyectores Christie 3-chip DLP, poniendo sobre el terreno un total de 81 proyectores para el Alfa-Show 4D: todo un récord en la actual industria del video mapping. Quince proyectores Christie Roadie HD+30K con una intensidad de flujo lumínico de 30.000 lúmenes ANSI, y 66 proyectores Christie Roadster S+20K de 20.000 lúmenes ANSI de intensidad, cubrieron toda la fachada, incluyendo sus superficies laterales. Los proyectores se dividieron en varios grupos, instalándose en unas torres construidas ex profeso para la ocasión y montándose a diversas distancias y ángulos a lo largo de los flancos del edificio principal, sobre la cubierta del pórtico central y en la sala de equipo central ubicada en la torre más alta, a unos seis metros por encima de los palcos VIP.

Los proyectores se controlaron desde una única plataforma de software Onlyview desarrollada por ETC. Ruslan Semenov, director general de ETC para Rusia, ha señalado al respecto que “todos nuestros servidores funcionaron en modo backup. Así, ante un fallo inesperado, se hubieran sustituido al instante. En otras palabras: contamos con un sistema garantizado al 100%”.

Imágenes espectaculares
En los treinta minutos que duró el espectáculo, la fachada de la Universidad Estatal de Moscú experimentó una serie de transformaciones: en un acuario gigantesco primero para detenerse y desintegrarse después y convertirse, sucesivamente, en el Taj Mahal, el Big Ben y la Torre Eiffel. Por un momento hasta se convirtió en una enorme tarta de cumpleaños. Las imágenes recorrían a destellos los diferentes periodos históricos hasta llegar a los signos fácilmente identificables de nuestro mundo moderno… David Atkins echó su imaginación a volar. La imagen recurrente del logo del Alfa-Bank se fundía sin sobresaltos en la línea argumental, dotando a la presentación visual de un hilo conductor.

El evento necesitó de intensos preparativos. Para asegurar la consistencia visual de las imágenes, todas las ventanas de la torre central de la Universidad Estatal de Moscú se cubrieron con unos paneles especiales. Varios servicios de la institución participaron en el proceso y hasta los alumnos echaron una mano, ya que parte del edificio está ocupado por una residencia estudiantil. En agradecimiento a su colaboración, los organizadores les invitaron a la celebración.

Muchos preparativos
Durante dos semanas y hasta el mismo día del show, equipos de especialistas creativos y técnicos realizaron ensayos sobre el terreno. Veinticuatro expertos técnicos proporcionaron asistencia in situ a la videoproyección. Patrice Bouqueniaux, director de Proyectos de ETC France, ha comentado que el equipo internacional de ETC ya conocía el rascacielos de la Universidad: habían trabajado en él en el Día de la Ciudad de Moscú de 2005 y, catorce años antes de eso, durante el famoso y dinámico espectáculo de proyección de luz y diapositivas de Jean Michel Jarre. “Debemos destacar, ante todo, la enorme potencia de los proyectores Christie así como su capacidad para funcionar en condiciones difíciles o adversas sin perder un ápice de su fiabilidad. ¡Y la confianza es esencial!”, subraya Patrice.

Ruslan Semenov ha explicado que, para su equipo, el proyecto fue una ocasión excelente para hacer disfrutar a los espectadores poniendo al mismo tiempo de relieve la calidad de los proyectores Christie y la excelencia del contenido generado por David Atkins. El alcance del proyecto convirtió el trabajo en un reto muy especial si tenemos en cuenta que el edificio mide unos 200 metros de alto por unos 300 de ancho.

Más de un millar de personas participaron en la creación del Alfa-Show 4D. Doscientos camiones procedentes de varios países transportaron equipamiento para el evento. Un total de 2.184 metros cúbicos de metalistería se pusieron en pie en las Colinas del Gorrión. Los 81 proyectores se acompañaron de 40 potentes focos: unos cañones de luz que disparaban al cielo columnas luminosas. La presentación incluyó 5.000 cargas pirotécnicas y 50.000 globos. Una nevada simbólica cayó sobre la hechizada multitud y miles de pompas de jabón flotaban por el firmamento. Y no debemos extrañarnos de la incorporación de una cuarta dimensión al video mapping: como parte del espectáculo, a mitad del evento, el alpinista urbano Alain Robert, conocido por trepar sin protección a los edificios más altos del globo, escaló el rascacielos moscovita.

Un proyecto único
En la rueda de prensa dedicada al Alfa-Show 4D, Viktor Shkipin declaró que el espectáculo equivalía en términos de rendimiento a una campaña publicitaria de la más alta calidad y de un mes de duración en una televisión federal y en anuncios callejeros que costara unos 6–8 millones de dólares. “Este año optamos por renunciar a la publicidad televisiva y embarcarnos, en lugar de ella, en este espectáculo. Estamos convencidos de que funcionará mejor que cualquier spot”, indicaba.

“Ha sido un proyecto único”, resume David Atkins. “Es la primera vez que se utiliza un edificio de estas dimensiones para una proyección 3D, la primera en incluir el elemento 4D y la primera que alguien escala un edificio sobre el que se proyectan imágenes. Ha sido la primera vez de muchas”.

La videoproyección culminó con un extraordinario espectáculo de fuegos artificiales. Sin duda, el público que se amontonaba en el exterior de la Universidad Estatal de Moscú y los espectadores que contemplaban la retransmisión por televisión e Internet recordarán este acontecimiento durante largo tiempo.

galleria


Te gustó este artículo?

Iscriviti alla nostra RSS Feed e non vi perderete nulla.

altri articoli , ,
da • 23 Dec, 2011
• Sezione: proiezione