La empresa Citeluz le ha presentado al Ayuntamiento de Santiago de Chile un plan para iluminar las cuatro caras del Museo de Bellas Artes de la capital chilena con el objetivo de resaltar su valor arquitectónico. Para lograrlo, se instalarán 300 proyectores LED, de los cuales 180 apuntarán a la fachada. Además, la cúpula de cristal será azul durante las noches.

A partir del primer semestre de 2013 las cuatro caras del Museo de Bellas Artes de Santiago de Chile serán iluminadas por 300 proyectores con luces LED, 180 de los cuales estarán apuntando sólo a la fachada. Se trata de una iniciativa impulsada por el Consistorio de la capital chilena, en colaboración con la empresa brasileña Citeluz, filial de la francesa CiteLum, que iluminó parte de la Catedral de la Sagrada Familia en Barcelona, algunos canales de Venecia y la torre Oriental Pearl de Shanghai.

El proyecto ha sido desarrollado por el arquitecto brasileño Fabiano de Olivera Xavier y por el diseñador Alain Maître. En el informe técnico que realizaron, explican que “la actual iluminación se encuentra bastante dañada, con varios equipos destruidos o sin funcionar”. Es por eso que contemplan aumentar la potencia luminosa a 11 kilowatt en torno a las cuatro caras del edificio. Como es tecnología LED, se obtendrá un mejor rendimiento energético. “Se podrá llegar a disminuir en casi dos tercios los costes de mantenimiento”, señala Rubén Bahamondes, jefe del departamento de alumbrado público de la Municipalidad de Santiago, quien detalla que el frontis concentrará 180 proyectores de diferentes tamaños y estarán ubicados en distintos puntos de fachadas (cornisas, escaleras y balcones, etc.). “Esto es para destacar la estructura y las formas de la construcción”, agrega Bahamondes.

Además, el informe de los diseñadores del proyecto agrega que la instalación existente está muy a la vista, y que los equipos poseen dimensiones inadecuadas en relación a las posibilidades actuales. “Lo anterior da como resultado una visión distorsionada de la construcción con contrastes demasiado marcados”, desmenuza la evaluación.

Los detalles

Para resaltar la arquitectura clásica del museo, se utilizará una tonalidad de luz proyectada de blanco cálido, pero también detalles en blanco frío. Con esto, se pretende crear contrastes sobre el material de piedra y color beige. Otro de los cambios notorios se verá reflejado en la parte superior de la estructura del Bellas Artes. Se trata de la antigua cúpula de cristal belga, la que será iluminada de color azul durante las noches gracias a una serie de proyectores ubicados en el interior del edificio.

“Será un ícono muy relevante desde el punto de vista local, porque no tenemos otro edificio en la comuna que tenga una iluminación de este nivel. Además, destacará el contexto urbano en el que está inserto; se trata de un edificio metido en medio de un bosque, como es el Parque Forestal, lo que lo hace diferente a otros espacios de la comuna”, ha asegurado Bahamondes.

Haces para modernizar

Al analizar el proyecto, Oriana Ponzini, la arquitecta de OP Iluminaciones, opina que la obra será un aporte para la ciudad. “Es relevante poner en valor el patrimonio y enriquecerlo buscando luces que lo destaquen, resaltar elementos que le dan carácter y, también, que eso se logre a partir de artefactos que no estén a la vista”, asegura. Para la especialista, “es importante que la nueva iluminación sea sostenible, para que ésta se pueda mantenerse en el tiempo”, concluye.


Te gustó este artículo?

Подписаться на наш Новостная лента и вы не пропустите ничего.

Другие статьи
по • 24 Aug, 2012
• Раздел: освещение, проекция