Este sensorcompressor ofrece una innovadora tecnología, basada en un algoritmo de compresión de datos sin pérdida de calidad, que reduce hasta en un 80% el espacio que necesitan los sensores para almacenar sus lecturas.

Este desarrollo de NeuroNodal Lab para el tratamiento y compresión de los datos a través de los cuales funcionan sensores y dispositivos smart utiliza tres algoritmos matemáticos lógicos, combinados de una forma aparentemente peculiar, para lograr un algoritmo de compresión de datos, cuya tecnología resultante está empaquetada en un sensorcompressor, que reduce hasta en un 80% el espacio que necesitan los sensores para almacenar sus lecturas sin pérdida de calidad.

Según los responsables de esta compañía, la necesidad exponencial de analizar y estudiar los datos que provienen de sensores, aparatos y dispositivos está sobrepasando hoy día la capacidad de los equipos más potentes, y los costes para construir otros equipos y comunicaciones de mayor capacidad ya no son suficientes para manejar este big data. Por eso se están utilizando sistemas de compresión, pero que han de reducir la calidad del dato.

Esta pérdida de fiabilidad del dato no es admisible cuando se trata de dispositivos que manejan procesos de precisión, sincronizados o en los que interviene la seguridad humana o donde pequeños cambios son la clave para encontrar un defecto. En este sentido, dicho sensorcompressor no comprime el contenido, sino el formato de grabación físico a disco duro, lo que permite mantener la integridad real del valor leído del dispositivo y lograr un alto grado de compactación.

Ramon Monge, product manager de NeuroNodal Lab, está coordinando las pruebas de rendimiento en sistemas respecto a otros productos, y el resultado obtenido hasta ahora son picos de compresión de hasta un 93,3% sin pérdida de calidad, con un factor de reducción de costes de un 60%, aproximadamente.

La tecnología de sensorcompressor está diseñada para soportar una gran carga de grabaciones por segundo, lo que permite realizar, por ejemplo, hasta 10.000 movimientos en un solo segundo con calidad HI-FI para el estudio de detalles muy finos en dispositivos de alta precisión. Por otro lado, en instalaciones con miles de dispositivos, asegura el tratamiento de hasta 3.000.000 de sensores juntos cada cinco minutos en una sola máquina.

El motor está diseñado para programarse con cualquier lenguaje que soporte SQL y, al estar empaquetado en solo 11 MB, es posible integrar esta tecnología en paquetes software de terceros, embeberlo en dispositivos físicos o en equipos remotos con requerimientos mínimos. “La comunicación entre varios sistemas con múltiples sensorcompressor permite crear sistemas de consulta globales sin tener que duplicar datos ni equipamiento”, subraya Monge.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 16 Dic, 2016
• Sección: A fondo, Distribución señales