Como parte de la campaña ‘Enseñanza Superior 2020’, el responsable de Corporate & Education Solutions en Sony Europa, Damien Weissenburger, examina en esta tribuna algunas de las directrices actuales del aprendizaje digital actual y cómo prevé la compañía que se desarrollarán a corto plazo.

Reino Unido cuenta con una séptima parte de los espacios de enseñanza en Europa Occidental, y continúa liderando el camino en la adopción de nuevas e innovadoras tecnologías para proporcionar una experiencia educativa mejorada. Por ello analizaremos a continuación algunas de las tendencias actuales del aula digital y su previsible evolución.

A lo largo de los años, la tecnología se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida diaria. Vivimos una época en la que los estudiantes tienen conocimientos tecnológicos mucho más avanzados que sus profesores: el 40% de los alumnos afirma tener conocimientos digitales “muy buenos”, mientras que solo el 23% de los profesores realiza esa misma afirmación.

Gracias a la creciente disponibilidad de entretenimiento online y las redes sociales, muchos profesionales de la educación se están dando cuenta de que el monólogo ya no es el modo más efectivo de conectar con los estudiantes de hoy en día.

Somos testigos de la tendencia hacia un mayor uso de dispositivos móviles por parte de los alumnos para acceder al contenido a medida que este consumo multimedia de forma portátil se vuelve más habitual, así como el contacto continuo con otros compañeros. Consecuencia de ello es que los espacios de aprendizaje responden a este cambio con una importante apuesta por el uso de plataformas basadas en web, compatibles con cualquier dispositivo y adaptadas a los dispositivos móviles, que se pueden utilizar tanto en las aulas como en casa.

Los fabricantes de soluciones audiovisuales también están ofreciendo sistemas de presentación inalámbrica que permiten conectar varios dispositivos a un monitor central en el aula para el uso compartido de contenidos y la colaboración en grupo.

Este creciente interés por los sistemas móviles conectados permite la evolución de la denominada ‘aula invertida’, donde los estudiantes escuchan las lecciones online y dedican el tiempo en el aula al aprendizaje en grupo. Antes este concepto existía principalmente en la educación superior, pero en la actualidad cada vez se amplía más a la enseñanza secundaria, gracias a la disponibilidad de soluciones audiovisuales compatibles, muy intuitivas y que promueven la colaboración y compartir fácilmente contenidos en pantalla con otros compañeros durante la clase.

Como complemento de la creciente adopción de la clase invertida, observamos cómo el papel del vídeo sigue evolucionando más allá de su función inicial de simple reiteración del contenido estático en el aula. Las instituciones de educación superior pueden utilizar el vídeo para aportar comentarios, entregar tareas y compartir informes, a la vez que motivan a estudiantes y docentes a situarse a ambos lados de la cámara.

El 90% de los responsables de la toma de decisiones en el sector educativo considera que el vídeo desempeñará un papel fundamental en el futuro de la educación, mientras que el 70% de las instituciones de educación superior ya utiliza sistemas de grabación simultánea para ampliar el alcance de sus contenidos.

El aula digital actual está cada vez más influenciada por las soluciones adaptadas a dispositivos móviles y repletas de funciones, ya que a medida que el modo en que los estudiantes consumen el contenido evoluciona. Como consecuencia, fabricantes, integradores y, en última instancia, usuarios finales no dejan de aprender y adaptarse, proporcionando nuevas e innovadoras soluciones para lograr una experiencia educativa mejorada.

Damien Weissenburger

Corporate & Education Solutions en Sony Europa

 

 

 

 

 


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 12 Ene, 2017
• Sección: Formación, Tribunas