Las instituciones educativas están invirtiendo grandes sumas para mejorar sus infraestructuras y formar a futuros profesionales, fomentando un modelo más interactivo y dinámico,conocido como enseñanza orientada a la acción.

Sony Bravia centros educativos Baerum

Durante los últimos años, la digitalización ha tomado mayor importancia y ha abarcado ámbitos más diversos, dando un vuelco a los procesos del sector laboral. En la era de los nativos digitales, podría parecer que los nuevos profesionales cuentan con los conocimientos necesarios para responder de manera eficiente a las exigencias del mercado, pero no siempre es así.

Según los datos aportados por Sony en este artículo, son muchos los profesionales que no solo no saben aprovechar los recursos que dicha revolución ofrece, sino que no comprenden hasta qué punto va a afectar a su vida laboral en los próximos años.

Sony aula digitalUn reciente estudio de la Cámara de Comercio de Reino Unido, desvela que el 75% de las empresas británicas encuestadas han detectado una falta de conocimientos sobre el ámbito digital por parte de sus plantillas, lo cual supone pérdidas de hasta 63 billones de libras al año.

A nivel internacional, se ha producido un gran cambio en las necesidades de empresas y corporaciones de diversos sectores, que precisan más profesionales capaces de desenvolverse con fluidez mediante el uso de dispositivos electrónicos y recursos digitales de distinta naturaleza. Por ello, la agenda política internacional se encuentra inmersa en un proceso de autorreflexión para hacer frente a los requerimientos del sector laboral.

“Actualmente, el principal foco de atención por parte de diversos mercados está situado en laeducación, puesto que se deben buscar nuevos métodos de enseñanza que permitan la correcta preparación de las próximas generaciones para marcar la diferencia en un ámbito laboral interactivo y conectado”, apunta Maxime Lemoine, account & trade marketing manager en el Sur de Europa de Sony.

Las clases del futuro

Instituciones educativas de distintos niveles están empezando a invertir grandes sumas para mejorar sus infraestructuras y formar así a futuros profesionales más preparados.

Por su parte, profesores y alumnos coinciden en que es necesario un modelo más interactivo y dinámico,conocido como enseñanza orientada a la acción. Este proceso de aprendizaje está focalizado en involucrar a los estudiantes de manera más directa mediante el uso de la tecnología, evitando así las clases y lecciones estándar.

Para ello, resulta de especial relevancia aprovechar los dispositivos con los que los alumnos ya están familiarizados. El uso de móviles, tabletas u ordenadores portátiles en clase permite a los estudiantes colaborar en tiempo real como parte de su proceso de aprendizaje, así como dar un uso académico a los dispositivos que emplean recreativamente.

Esta operativa les enseña aspectos fundamentales del mundo laboral, como tomar decisiones conjuntas, debatir diferentes propuestas y consultar diversas fuentes de información para un mismo proyecto.

Así, el hecho de integrar diversos dispositivos electrónicos en la docencia no aumenta la atención de los alumnos, sino que permite crear un proceso de aprendizaje mucho más inclusivo. Para ello, las instituciones deben invertir en nuevas tecnologías, ya que “es esencial que los avances tecnológicos a los que los alumnos están expuestos en su ámbito diario sean usados en las aulas, pero también que se complementen con nuevos e innovadores dispositivos y recursos que despierten su interés”, recalca Lemoine.

El plan de acción del ámbito universitario

En esta línea, universidades de todo el mundo están trabajando para desarrollar entornos digitalmente interactivos, así como espacios de aprendizaje colaborativo que permitan adaptarse a la constante innovación tecnológica. El objetivo es crear áreas donde la tecnología sea un factor clave en la enseñanza diaria.

Por ejemplo, la Universidad Trinity Saint David de Gales está invirtiendo en infraestructuras para transformar el proceso educativo en sus cuatro campus, según el acuerdo con Sony para crear espacios donde los dispositivos tecnológicos sean el eje de espacios de aprendizaje interactivos.

“La enseñanza orientada a la acción es el futuro, ya que los alumnos que reciben clases tradicionales tienen 1,5 veces más probabilidades de suspender”, asegura Lemoine según los datos del estudio Active learning increases student performance in science, engineering, and mathematics,publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Del aprendizaje estático al remoto

No solo la enseñanza evoluciona a ritmo constante, sino que existe una nueva e imperante exigencia en el ambiente corporativo, y es lacapacidad de trabajar conjuntamente a nivel global. Las nuevas tecnologías permiten a los profesionales colaborar en proyectos comunes desde puntos geográficos separados a miles de kilómetros de distancia.

La proliferación de los cursos abiertos en línea masivos, conocidos como sesiones MOOC, han permitido a académicos y alumnos disponer de materiales didácticos de mejor calidad a tiempo completo.

Internet, las comunicaciones de acceso y las cámaras de alta definición facilitan a los profesores crear contenidos interactivos, lo cual despierta el interés de los estudiantes y crea un flujo de intercambio de información constante y en tiempo real.

Aunque es imposible determinar los cambios que sufrirá el sector laboral y que, por tanto, afectarán a la docencia, la enseñanza orientada a la acción es, sin duda, el método del futuro, según Sony.

“Solo poniendo énfasis en el aprendizaje activo y colaborativo, las próximas generaciones adquirirán las habilidades necesarias para tener éxito en el mundo profesional. Porque, al final, las instituciones educativas pueden resultar espacios estáticos, pero la experiencia de aprendizaje nunca debe serlo. Evoluciona, se adapta a los cambios de la sociedad y responde a la aparición de nuevos recursos”


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 12 Jul, 2018
• Sección: Estudios, Formación