El fabricante invierte 3.700 millones de euros anuales en desarrollo de software y formará a 20.000 trabajadores en esta tecnología en los próximos dos años.

Bosch también pretende convertirse en un líder en innovación en el campo de la inteligencia artificial (IA)”, ha asegurado Michael Bolle, miembro del Consejo de Administración de esta compañía (en la imagen inferior), durante su participación en CES 2020 en Las Vegas, donde ha mostrado productos inteligentes para diferentes aplicaciones que integran esta tecnología.

Teniendo en cuenta los últimos estudios al respecto, que prevén que el volumen del mercado mundial para aplicaciones de IA sea de alrededor de 120.000 millones de dólares a corto plazo, doce veces más en comparación con 2018, Bolle señaló que “a partir de 2025, todos los productos de Bosch contendrán inteligencia artificial o se habrán desarrollado o fabricado con la ayuda de la misma”.

Bosch quiere aprovechar ese potencial, ya que actualmente invierte 3.700 millones de euros anuales en desarrollo de software, emplea a más de 30.000 ingenieros de software y tiene a 1.000 empleados trabajando en inteligencia artificial, cifra que pretende cuadruplicar hasta el año 2021.

Además, ha establecido un programa integral de formación: “planeamos convertir a casi 20.000 trabajadores en expertos en inteligencia artificial en los próximos dos años -ha puntualizado Bolle-. Debemos invertir no solo en inteligencia artificial, sino también en inteligencia humana”.

Este programa incluye formatos de formación en tres niveles diferentes para directores, ingenieros y desarrolladores de IA, e incluye pautas para usar la inteligencia artificial de manera responsable, mediante un conjunto de principios que abordan cuestiones de seguridad y ética.

En el futuro, desde Bosch señalan que un área clave de experiencia de la inteligencia artificial será la aplicación industrial. “Queremos aprovechar su potencial no con la finalidad de crear modelos de comportamiento humano, sino para mejorar la tecnología en beneficio de las personas -añade el directivo-. Por ello, la IA industrial debe ser segura, robusta y con control, ya sea en la fabricación, en el hogar o en la calle”.

La compañía cuenta para ello con centros de competencia en todo el mundo y actualmente está invirtiendo 100 millones de euros en la construcción de un nuevo campus de IA en Tübingen (Alemania).

El traslado a este nuevo complejo de investigación está previsto para finales de 2022, en el que ofrecerá un espacio para el intercambio creativo y productivo a unos setecientos expertos en IA, tanto de Bosch, como de startups externas y de institutos de investigación públicos.

Un objetivo de este campus pasa por fortalecer el intercambio entre expertos en ‘Cyber Valley’, una empresa conjunta de investigación creada en 2016, de la Bosch es miembro fundador, que reúne a socios de la industria, el mundo académico y el gobierno para impulsar la investigación en AI y transferir resultados a aplicaciones industriales del mercado.

El Centro Bosch para la Inteligencia Artificial (BCAI) opera en siete localizaciones de todo el mundo, dos de ellas en EE.UU -en Sunnyvale (California) y Pittsburgh, (Pensilvania), y cuenta actualmente con 250 especialistas en esta tecnología que trabajan en más de 150 proyectos en los ámbitos de movilidad, fabricación, hogar inteligente y agricultura.


Did you like this article?

Subscribe to our RSS feed and you will not miss anything.

Other articles ,
By • 13 Jan, 2020
• Section: Thoroughly, Events, Training, Artificial Intelligence