El primer producto de su línea CounterAct es una luminaria que contiene dos lámparas de excimeros far-UVC Care222. Esta permite desinfectar en presencia de personas y reducir patógenos como los coronavirus.

Christie CounterAct

Christie ha anunciado la nueva línea de productos CounterAct, que incorporan Care222, una tecnología patentada de radiación ultravioleta lejana (far-UVC) para la desinfección comercial.

Estas soluciones, idóneas para su uso en cines, parques temáticos, museos, complejos deportivos y otro espacios de interior, incorporan lámparas de excimeros con filtro de banda estrecha Care222, una patente de Ushio que emite una luz far-UVC de 222 nanómetros. Se trata de una tecnología UV que se ha demostrado capaz de reducir patógenos como los coronavirus, en espacios ocupados por personas, siempre que se haga siguiendo unos determinados parámetros.

Desarrollada por la empresa matriz de Christie, Ushio, a partir de tecnología adquirida bajo licencia de la Universidad de Columbia, la lámpara de excimeros de radiación ultravioleta lejana y sin mercurio Care222 incluye un filtro de paso corto patentado que impide la emisión de luz ultravioleta con elevadas longitudes de onda de hasta 230 nanómetros, capaces de atravesar la capa exterior de células muertas de la piel humana o la capa de lágrimas del ojo, un filtro del que otros productos 222nm y far-UVC carecen.

Los productos de la línea CounterAct son fáciles de gestionar por control remoto e instalarse en el techo como cualquier otra luminaria. Pueden emplearse en una amplia gama de proyectos, como espacios dedicados al ocio y el entretenimiento, incluyendo vestíbulos, auditorios o cuartos de baño.

La primera luminaria Christie CounterAct contiene dos lámparas de excimeros far-UVC Care222, que reducen significativamente los patógenos presentes en las superficies de cualquier espacio interior. Con encendido y apagado instantáneos a plena potencia y tecnología para lámparas Care222, se ha mostrado efectiva para reducir patógenos en experimentos realizados en laboratorios y puede emplearse en presencia de personas.

Christie CounterAct

Historia de la luz UV

La eficacia de la luz ultravioleta como desinfectante para reducir patógenos en interiores se conoce desde hace muchos años. Son muchas las empresas e instituciones públicas que llevan tiempo utilizando luz UVC germicida para detener la expansión de todo tipo de virus.

El principal inconveniente de la mayor parte de productos con tecnología UVC es que emplean una longitud de onda de 254 nanómetros, que puede atravesar la piel y el ojo humanos, lo que implica que esos germicidas solo se empleen sin presencia humana o ante personas ataviadas con equipos de protección personal (EPI). Esos inconvenientes limitan el uso de esos dispositivos y su incorporación a espacios interiores ocupados por personas.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Kobe y publicado en agosto de 2020 ha llegado a la conclusión de que, por su longitud de onda más corta, la luz far-UVC de 222nm no atraviesa la piel, pudiendo ser utilizada en presencia de personas. Otro estudio reciente publicado en el American Journal of Infection Control muestra que esta luz puede reducir de manera efectiva más del 99,7% de la contaminación en superficies del coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2), el virus causante de la COVID-19.

Investigadores del Irving Medical Center de la Universidad de Columbia han realizado también tests con esta luz para estudiar su efecto específico en coronavirus estacionales transmitidos por aerosoles (causantes de los resfriados comunes). Un artículo científico publicado por este grupo en junio de 2020 en la revista Nature confirma que, expuestos durante tan solo 25 minutos a una luz far-UVC de 222nm, un 99,9% de los coronavirus estacionales de transmisión por aerosoles (los causantes del resfriado común) quedaban inactivados.

Los hallazgos de esos estudios sugieren que la luz far-UVC de 222nm filtrada que emiten las lámparas Care222 de las luminarias CounterAct de Christie pueden funcionar ininterrumpidamente en presencia de personas, lo que supone una importante mejora frente a la tradicional limpieza manual, que exige la presencia de limpiadores profesionales y el uso repetido de productos químicos tóxicos con resultados efímeros.

“La posibilidad de utilizar luz de radiación ultravioleta lejana -concretamente nuestra nueva luminaria far-UVC Christie CounterAct- en presencia de personas supone un factor de diferenciación real. Con las ventajas que ofrece un producto fácil de usar y de rápida instalación como este, esperamos contribuir al impulso que necesitan nuestros socios de la industria del entrenamiento que en estos momentos trabajan por recuperar a los clientes más reacios a regresar al espacio público”, comenta Zoran Veselic, presidente y director de Operaciones de Christie.


(Visited 155 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 3 Nov, 2020
• Sección: Control, Iluminación, Seguridad