Diseñadas especialmente para el entorno educativo y disponibles en formato de 65, 75 y 86 pulgadas, ofrece nuevos niveles de colaboración entre estudiantes y profesores, transformando cualquier espacio en un entorno de aprendizaje activo.

Philips PDS T-Line

Philips Professional Display (PDS) ha anunciado la disponibilidad en Europa de su gama de pantallas táctiles interactivas T-Line. Unas soluciones diseñadas para convertir cualquier espacio en un entorno de aprendizaje activo.

Presentada por primera vez en ISE 2020, celebrada el pasado mes de febrero, la serie T-Line incorpora la tecnología Android. Ha sido diseñada teniendo en cuenta los requerimientos planteados por las principales instituciones educativas con objeto de crear una solución digital que ayuda a motivar, potenciar e inspirar a profesores y estudiantes desde el momento en que entran en un aula hasta el momento en que salen de ella.

Disponible en tamaños de 65, 75 y 86 pulgadas, Philips T-Line viene equipada con una amplia gama de características y funcionalidades capaces de transformar cualquier espacio educativo, convirtiendo las habitaciones, antes tradicionales y a veces estáticas, en un entorno de interacción activa, impulsando la experiencia de aprendizaje y superando las barreras tradicionales.

“Realmente hemos hecho los deberes y usado nuestros conocimientos para diseñar una solución que realmente cambia las reglas del juego. T-Line une las aulas y crea un entorno de colaboración en el que se anima a los estudiantes a interactuar”, comenta Harold Niericker, Product Management Strategist for Signage de Philips PDS.

Según algunos psicólogos, la duración media de la atención del estudiante suele ser de entre 10 y 15 minutos, mientras que las clases/conferencias suelen durar entre una hora y 90 minutos. Las investigaciones indican que el 65% de la población tiene memoria visual, lo que indica la necesidad de una presentación basada en imágenes y vídeos, que puede lograrse con las capacidades de visualización e intercambio de T-Line.

“Con el mercado de la tecnología formativa, cuyo valor se duplicará para 2022 hasta alcanzar los 40.900 millones de dólares, el papel que esta tendrá en las aulas no sólo se ha convertido en un componente esencial para la enseñanza y el aprendizaje, sino que también es, cada vez más, un elemento clave para que padres y alumnos tomen decisiones a la hora de seleccionar su escuela, colegio o Universidad”.

Philips PDS T-Line

Apostando por Android

Continuando la estrecha relación de Philips PDS con Google, todas las pantallas de T-Line funcionan con el último sistema operativo Android, asegurando que las clases se inicien a tiempo con la mínima distracción.

Montadas en la pared como una pizarra tradicional, las T-Line combinan todas las características y funcionalidades de una pantalla interactiva tradicional, pero se anima activamente a los estudiantes a participar y colaborar a través de una variedad de medios.

Cada pantalla presenta una verdadera interacción multitáctil, así como tecnología de alta velocidad y recubrimiento de vidrio, optimizado para ofrecer una experiencia de escritura de alta calidad. Permite que varios estudiantes interactúen físicamente con ella de forma simultánea, a través de sus 20 puntos táctiles, utilizando sus manos. También puede conectarse con un teclado y un ratón, y tiene la funcionalidad de soportar la tecnología Active Pen para obtener detalles más precisos.

Para garantizar que los estudiantes siempre tengan la mejor vista de la pantalla, las soluciones T-line funcionan desde una conexión inalámbrica segura y permite que hasta 64 usuarios conecten su propio dispositivo ¡directamente a la pantalla al mismo tiempo, mientras que el trabajo en los dispositivos de hasta cuatro estudiantes puede ser compartido en la pantalla en cualquier momento.

Al ser compatible con los principales sistemas operativos, incluyendo ChromeOS, macOS, Windows, Android e iOS, los estudiantes pueden contribuir a las clases, viendo, trabajando y modificando un documento sin moverse de su asiento.

blank

Hacia una avanzada colaboración

Tomar notas puede ser una distracción necesaria para los estudiantes, corriendo el riesgo de perder detalles importantes. Los estudios demuestran que sólo el 20% de la información se retiene tras la memorización inicial. Sin revisión, el 47% de la información aprendida se pierde tras 20 minutos y, después de un día, el 62%.

Con Philips T-Line, todos los documentos mostrados y los trabajos realizados pueden guardarse y luego compartirse a través de aplicaciones de correo electrónico de terceros, o almacenarse en la nube, asegurando que los estudiantes nunca se pierdan nada.

Con accesorios adicionales, como barras de sonido y cámaras, y programas de apoyo como Zoom, las nuevas Philips T-Line combinan toda la funcionalidad de un sistema de videoconferencia de alta gama, abriendo innumerables oportunidades para un mayor aprendizaje e interacción.

“El desarrollo del carácter, el aprendizaje colaborativo y el pensamiento creativo son ingredientes esenciales para cualquier entorno educativo. Los estudiantes deben sentirse capacitados e involucrados, por lo que la colaboración entre tutores y estudiantes debe ser fluida, fomentada y exigida. Philips PDS cree que las pantallas interactivas como T-Line tienen la clave para proporcionar la solución más simple, efectiva e inclusiva, dando la oportunidad de absorber información en múltiples formatos, como audio, imágenes y video, asegurando que las clases sigan siendo un hervidero de actividad creativa”.

Beneficios que aporta:

Con los nuevos soportes de visualización de Philips PDS es posible inspirar a los estudiantes con lecciones atractivas. Al conectarse a la web pueden obtener información y datos en directo para obtener un aula llena de contenido, adecuado para todos los niveles de educación.

Las pantallas Philips con Android son rápidas, versátiles y fáciles de navegar, optimizadas para aplicaciones nativas de Android. Se pueden instalar directamente desde su tienda de aplicaciones, lo que da acceso a las últimas fuentes educativas. Las actualizaciones garantizan la evolucion de las características y los protocolos de seguridad.

Inspirar la colaboración creativa en el aula con el modo de pizarra. Sólo hay que activar esta función para convertir la pantalla en un lienzo en blanco que puede ser dibujado a mano o usando los estilos de pantalla dedicados por varias personas en la sala. Todo lo que aparece en ella puede enviarse digitalmente para facilitar la impresión o el intercambio de archivos entre profesores y alumnos.

La gama T-Line de Philips ha sido diseñada para una funcionalidad intuitiva que combina las experiencias digitales cotidianas con las últimas prácticas educativas. Un paquete de software totalmente actualizable y funciones personalizables garantizan mejores lecciones en el futuro.

El aprendizaje práctico es una forma de crear lecciones que mantengan a los estudiantes comprometidos. Con 20 puntos de contacto, es idónea para experiencias interactivas colaborativas y competitivas que combinan contenidos visuals y de audio. Esta potente pantalla también está dotada de un conector USB para un verdadero funcionamiento plug-and-play.


(Visited 87 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 11 Nov, 2020
• Sección: DESTACADO, Display, Formación