El creador del concepto de la web 2.0, Tim O´Reilly, será el invitado estrella del Foro Internacional de Contenidos Digitales, FICOD 2011, en el que ofrecerá una ponencia sobre los retos de los medios de comunicación en el fin de la era analógica. La primera persona que publicó un libro sobre Internet opina en una entrevista publicada en la web Red.es sobre la importancia de los contenidos digitales en la sociedad actual.

¿Cree que la industria de contenidos digitales prevalecerá sobre la de contenidos analógicos en un futuro próximo? ¿O es posible una suerte de coexistencia pacífica entre ambas?
No hay duda de que el contenido digital está reemplazando al contenido analógico a un ritmo frenético. Creo que la mayoría de las formas de contenido digital, incluidos los libros, pasarán a ser algo tan raro de ver como los discos de vinilo en un plazo de tiempo sorprendentemente corto. Algunas formas de contenido analógico, como las revistas, pueden sobrevivir un poco más que otros, pero la masa crítica de compradores que mantiene la distribución barata de contenido analógico va a desaparecer.

¿Cómo piensa que deberían afrontar los medios tradicionales el salto definitivo a la primacía de la información digital?
Lo más importante es preguntar cuál es el trabajo que hacen por el usuario, y si se puede hacer mejor con algo que se parezca más a una aplicación. Si es así, será. (Tenga en cuenta como ejemplo, los mapas y atlas o los horarios de trenes. Las aplicaciones reemplazan el antiguo formato porque ofrecen un servicio mejor, llegaron para quedarse y efectivamente reemplazarán el anterior formato).
Imagine una guía de identificación de aves. Seguramente una aplicación de identificación de aves lo haría mejor. Incluso una novela puede encontrarse compitiendo con un juego. Una novela de Harry Potter tiene más en común con un juego de fantasía que con un manual técnico de referencia. La naturaleza analógica de ambos libros podrían hacerles parecer ser lo mismo. Pero no lo son en absoluto.
Muchos productores de contenidos se quedan en el camino porque tratan de mantenerse fieles a las antiguas formas, en lugar de repensar profundamente lo que sus clientes realmente quieren de sus productos. Incluso cuando crees que ya has hecho eso, podrías estar equivocado. Por ejemplo, cuando lancé Safari Books en línea en 2000, pensé que lo que nuestros lectores querían realmente era una búsqueda mejor y una referencia más rápida. Efectivamente quieren eso, pero estábamos compitiendo cada vez más con contenidos gratuitos en la web. Y resultó que era importante para nosotros volver a pensar más como una plataforma de aprendizaje ‘just-in-time’. Es una diferencia pequeña pero muy significativa.
También es importante recordar que estamos al principio de la trasformación de contenidos en servicios (lo que realmente quieren los clientes). Considere Google Maps como un ejemplo. Ha vencido completamente a los medios análogos. Pero ya se puede ver el futuro. En este momento, todavía usamos un mapa en la pantalla cuando conducimos. ¿Pero qué sucede cuando los coches autoconducidos como el que Google mostró a principios de este año se conviertan en algo común? Incluso la interfaz desaparecerá, ya que el coche sabe cómo llevarte a donde quieres ir. Del mismo modo, la nueva voz impulsada de Apple por servicio Siri podría amenazar los motores de búsqueda como Google, algún día. Siempre tienes que estar alerta de lo que está por venir.

¿Se puede considerar al usuario como generador de contenidos un serio competidor de la industria de los contenidos digitales o prima la profesionalidad sobre el amateurismo?
En 2003, Clay Shirky observó que internet está cambiando totalmente el modelo tradicional de publicación, de un modelo en el que primero se cura y luego se publica, a uno en el que publicas y después curas. Cualquier persona puede crear un sitio web o un blog, o publicar un vídeo en YouTube. La curación ocurre después del hecho, mediante algoritmos de los buscadores, o por viralidad social. Y esto es lo que Amazon está empezando a hacer ahora con su propia plataforma de publicación de libros.
Por supuesto hay un siguiente nivel de curación que sucede por ejemplo cuando algo es extraído de la web para publicar en un medio tradicional. Marketing – construyendo una audiencia y un compromiso con esa audiencia, creando una red de conexiones y recomendaciones, tomándose su tiempo para perfeccionar un producto generado en internet, y sí, gastarse dinero en promover un producto todavía sucede en los medios.
Es importante recordar que el crowdsourcing siempre ha sido clave en muchos tipos de publicaciones. Mientras los periódicos solían cobrar por su contenido, y algunas editoriales (incluyendo O’Reilly) hacen lo mismo, muchas editoriales de libros lo hacen por otras vías. Bloomsbury no creó Harry Potter, lo hizo JK. Rowing, y era una desconocida. Lo que un editor necesita hacer bien es una especie de ‘creación de gustos’. Eso es, tienes que tener una idea sobre algo que importa, y crear entonces una marca alrededor de eso, comercializando tus gustos así como productos individuales que lo reflejen.
Un buen ejemplo del trabajo de O’Reilly en esta área es Make magazine y Maker Faire. Reconocimos un movimiento, le dimos un nombre y construimos entonces productos para esa audiencia que identificamos. Make es un multicanal que combina suscripción de contenido, eventos presenciales que cuentan con cientos de personas, contenido online con apoyo publicitario y posibilidad de compra online de contenido, equipos y materiales. Gran parte del contenido es generado por el propio usuario pero a ellos les llega lo que realmente importa, al pasar por nuestro filtro. Esto es así en todos los negocios de O’Reilly’s.

¿Cree que, en el contexto de la actual crisis económica mundial, la industria de contenidos digitales es una oportunidad de negocio más segura que la apuesta por otros sectores?
La historia nos ha enseñado que incluso ante una crisis económica global, las industrias de entretenimiento se siguen manteniendo bastante bien.
Donde la industria digital no está a salvo es en una competencia intensa. Simplemente moviéndose y existiendo contenido, los negocios online no son suficientes. Hay que pensar en como mover online esos cambios y qué hacer para acercarlos al consumidor y ofrecerle lo que realmente quiere. Los proveedores de contenido están enfrentándose a nuevos tipos de competidores, como compañías de software desarrollando servicios de datos e invadiendo el terreno o intermediarios convirtiéndose en la competencia con la puesta en marcha de su propio contenido. Una de las mayores ventajas del contenido digital es que puedes encontrar nuevos clientes en áreas donde la economía está creciendo. Por ejemplo, O’Reilly está extendiéndose más internacionalmente con el negocio del ebook que con el negocio impreso. En la publicación impresa estábamos limitados a países donde teníamos una oficina de ventas o que entraban en nuestra red de distribución. Ahora vendemos en todo el mundo sea donde sea que haya gente que quiera nuestros productos. Nos sorprendemos constantemente por el nivel de demanda de países en los que no hubiésemos pensado antes que podríamos vender.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 20 Nov, 2011
• Sección: DESTACADO entrevista, Entrevistas, General

Otros artículos relacionados