Denominado Nest (nido) y ubicado en la ciudad suiza donde se construyó la primera fábrica en 1866, la compañía de productos infantiles no ha escatimado recursos profesionales, arquitectónicos y tecnológicos para crear en este especial aniversario un espectacular museo con los últimos avances en visualización, iluminación y diseño para que sus visitantes se sumerjan en su pasado, presente y futuro.

La localidad suiza de Vevey, en el lago de Ginebra, donde Henri Nestlé estableció su primera planta de producción hace 150 años cuenta ahora con un singular museo, con más de 3.500 m2 de exposición en una superficie de 6.626 m2, en el que ha trabajado más de un centenar de diseñadores, ingenieros y constructores, seleccionados por el especialista holandés Tinker como empresa responsable de todo el proyecto.

Con una inversión de 45 millones de euros, Tinker también contrató a empresas tecnológicas de ingeniería y producción en museos, como Bruns; especialistas audiovisuales y de iluminación técnica como Mansveld, de diseño de techos tensados como Barrisol, entre otras compañías de redes, comunicaciones, etc. con el objetivo de diseñar un “mundo flotante y orgánico, denominado Nest (nido) y compuesto de singulares formas blancas y fluidas, algunas en 3D, en el que el visitante se sumerge totalmente en la historia de Nestlé, a la vez que adquieren conocimientos sobre nutrición de forma amena e interactiva”.

Estructurado en cuatro zonas diferentes, el elemento protagonista del diseño del museo es Visions, una espectacular estructura suspendida en el aire para reflejar las complejas relaciones entre la nutrición, la salud y el bienestar, fruto de un laborioso trabajo de I+D en combinación con la investigación científica de productos alimenticios realizada por la compañía, como la harina lacteada, que salvó la vida de muchos bebés hace 150 años.

Como explica la directora del museo, Catherine Saurais, “lo que ofrece Nest es una forma diferente e innovadora de recorrer nuestra propia historia, con un vínculo entre su pasado, presente y futuro, y examinar cuestiones relacionadas con la producción de alimentos en el mundo de hoy y explorar el futuro de la nutrición”.

Durante el recorrido, el visitante se encuentra con objetos originales del siglo XIX e incluso ver el laboratorio reconstruido ahora en el que trabajó Henri Nestlé. En otro espacio lleno de ‘cajones interactivos’ descubre al abrirlos imágenes, información de la historia de la compañía, etc. a través de pantallas de visualización táctiles.

Una gran mesa multimedia sirve de reclamo para mostrar los cinco grandes compromisos que tiene la compañía: producción, medio ambiente, agricultura, gestión del agua y nutrición, mediante la cual se despliegan vídeos, imágenes, mapas, gráficos,… para que los visitantes puedan explorar estos temas y saber cómo Nestlé está contribuyendo a afrontar los desafíos que llevan implícitos.

La última zona se centra en el futuro y la protagoniza una gran plataforma interactiva, situada a varios metros sobre el suelo, con juegos y experiencias visuales sobre el futuro de la nutrición, y cómo influyen los alimentos en nuestro cuerpo, órgano a órgano, entre otras muchas actividades.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , , ,
Por • 12 Ene, 2017
• Sección: Casos de estudio, Digital signage, Display, Proyección