Beabloo analiza cómo el deep learning, la inteligencia artificial y los chatbots transformarán el sector del retail, que junto al big data y la analítica se convierten en valiosas herramientas que propician el engagement y fomentan la creación de campañas de marketing segmentadas.

Beabloo carteleria digital en Textura

El año “2018 marcará el comienzo de la democratización de la inteligencia artificial. Los avances en los asistentes virtuales y el aprendizaje profundo fomentarán la adopción de la inteligencia artificial”. Así se explica en el último informe sobre tendencias tecnológicas de Gartner donde detalla, además, las principales novedades para los próximos meses. Según la consultora, este será el año en el que se reducirán las barreras, disminuirá la complejidad de los sistemas y mejorará el conocimiento de la inteligencia artificial.

El mundo del retail avanza para conocer qué quiere el cliente, saber cuál es su estilo de vida y entender sus preferencias más personales para predecir su comportamiento y realizar propuestas híper-personalizadas a través de la inteligencia artificial y el deep learning. Pero, no solo eso, el aprendizaje profundo en el sector del retail también viene dispuesto a mejorar la cadena logística, optimizar los procesos e incrementar la rentabilidad de la superficie de venta.

Customizar los mensajes en tiempo real

Según las cifras de McKinsey & Company en su estudio Artificial Intelligence, the next digital frontier?, la personalización a través de la inteligencia artificial consigue impulsar las ventas entre un 1 y un 5%. Además, avanza que en este proceso, “las compañías e-commerce están liderando el camino, utilizando la inteligencia artificial para predecir tendencias, optimizar el stock y la logística, establecer precios o personalizar las promociones”.

Las últimas soluciones en datos y analítica cuantifican el comportamiento del usuario con una precisión similar a las del comercio digital y a través de herramientas que indican el tiempo de permanencia o rendimiento del espacio. Además, próximamente, los gestores de contenido lograrán no solo detectar el género o la edad sino que podrán intuir las emociones o el tipo de vestimenta para hacer predicciones acertadas y más enfocadas a los hábitos del consumidor.

Beabloo retailDe esta forma, mediante el análisis de las transacciones y observando el patrón de las compras, el retailer podrá anticiparse a las expectativas de ventas en cada nueva temporada, disminuyendo el exceso de stock y maximizando el margen de beneficio de su negocio.

Por tanto, las últimas soluciones de inteligencia artificial y deep learning permiten que el cliente pueda tomar decisiones más acertadas y rápidas, mientras que el retailer es capaz de mejorar su planificación y definir el impacto de las promociones en un mercado tan rápido y cambiante como el del sector retail. El deep learning es el paso que nos acerca al futuro pero que, sin embargo, nos permite conectar con intensidad con el presente más inmediato.
El año de los bots

“Los bots toman el control”. Así acaba de comunicarlo Gartner en el informe donde recoge las predicciones tecnológicas más importantes de 2018. Un estudio en el que vaticina que en el año 2021 más del 50% de las compañías estarán invirtiendo anualmente más en bots y chatbots que en aplicaciones móviles tradicionales. “Las apps serán una opción más para los clientes”, añade. Ha llegado el momento de dar preferencia a los chatbots dentro de la superficie retail; no hacerlo podría suponer la pérdida de una oportunidad clave.

AI Research Minerva y haloLos asistentes virtuales reducen los tiempos de espera y consiguen resolver las dudas más frecuentes, en tiempo real y con precisión. Además de resultar útiles para el cliente, también son imprescindibles para optimizar y minimizar el volumen de tareas repetitivas y cotidianas del staff.

Los chatbots de última generación, creados a través de sistemas de inteligencia artificial y deep learning, son capaces de interrelacionar ideas complejas, aprender de su cliente y hablar de forma natural. Esta característica es clave para que el asistente virtual consiga sofisticar sus propuestas con el paso del tiempo. Más allá de mostrar información sobre el propio producto, los últimos asistentes virtuales tienen un comportamiento cada vez más humano y logran hacer predicciones anticipándose a sus futuras necesidades.

A través del big data y la analítica, los asistentes virtuales prestan ayuda al cliente pero también ofrecen una valiosa herramienta de análisis para el retailer. Disponer de información detallada sobre el comportamiento y hábitos de compra del cliente reduce el riesgo en sus operaciones diarias, optimiza el espacio y resulta esencial para la formación del equipo. Además, propicia el engagement y fomenta la creación de campañas de marketing segmentadas. Por tanto, los chatbots también resultan esenciales para minimizar la incertidumbre propia del sector retail.

Balance entre interacción automática y humana

Los asistentes virtuales añaden personalidad a la marca, muestran un carácter propio, invitan al descubrimiento, a la participación y al juego. Por ejemplo, el nuevo asistente de voz de Beabloo, Halo, interactúa con los clientes a través de la cartelería digital, les ayuda a encontrar el producto que buscan y es capaz de seleccionar las últimas ofertas e indicar eventos y actividades.

Es conveniente que el retailer opte por una solución que ayude al cliente a redirigir su duda si el asistente virtual no es capaz de encontrar una respuesta. La inteligencia artificial expande cada vez más estas limitaciones y favorece un aprendizaje progresivo, sin embargo, la solución debe definir con claridad y de forma precisa cómo solucionar el problema offline, en el menor tiempo posible. Un balance equilibrado entre la interacción automática y humana propicia una gestión aún más eficaz e inteligente del comercio retail.


Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 23 Feb, 2018
• Sección: Digital signage, Publicidad dinámica, Tribunas