En esta tribuna, Marcos Fernández, director de Christie Iberia, analiza qué tipo de pantallas ofrece el mercado para domos y planetarios, y los beneficios que aportan los proyectores para proporcionar una experiencia inmersiva, fiel a la realidad.

blank

Con la televisión 4K y 8K ya en los hogares y los proyectores 4K funcionando en los cines estándar, ¿es 4K la resolución adecuada para garantizar esa experiencia inigualable que los exhibidores de pantallas gigantes –como las de los domos y planetarios– precisan para atraer a los espectadores a sus salas?

Al hablar de rendimiento, el simple uso de la expresión ‘resolución 4K’ puede resultar totalmente simplista, pues excluye otro tipo de factores que afectan a la resolución final del sistema y, en consecuencia, a la calidad de imagen percibida por diferentes espectadores.

Esos factores incluyen:

  • Aspecto crítico: No existe chipset de proyector para las relaciones de aspecto 1.43:1.
  • Mayores ángulos de visión vertical en domos: Se requieren buenos ángulos de visión hacia arriba y hacia abajo.
  • Degradación de lente: La óptica del proyector puede ejercer un gran impacto en el enfoque, claridad, nitidez y contraste.
  • Pantalla: El acabado de la superficie de la pantalla y las perforaciones para el sonido dispersan la luz y degradan de algún modo la percepción de la resolución del sistema por parte del espectador.
  • Posición del asiento: La ubicación de la butaca puede afectar a la percepción final de la resolución o a la nitidez.
  • Cámara empleada en la filmación de la película y el proceso de posproducción: Ambos factores afectan a la resolución final del sistema.

blank
¿Cuánta resolución es suficiente?

La resolución equivalente de la película de 70 mm y 15 perforaciones es 18 a 36 megapíxeles accesibles (en pantalla). La mínima aceptable para sustituir la película es de unos 22 megapíxeles. Ese nivel ofrece al espectador una experiencia mínimamente comparable a la de la película, con independencia de la butaca que ocupe. La resolución 4K (4.096 ancho x 2.160 alto) es, simplemente, demasiado baja para asegurar un buen resultado.

De todos es sabido que la resolución es mucho más decisiva en el caso de los domos que en las pantallas planas.

Estirar la cantidad de píxeles de un único proyector 4K en un domo desemboca en unos píxeles excesivamente grandes, cuyo tamaño distraerá incluso al espectador mejor situado y que los espectadores ubicados en los laterales percibirán incluso con una calidad peor. Se trata, además, de una resolución sensiblemente más baja que la de la película de 70mm y 15 perforaciones.

Reproducimos aquí un ejemplo que explica por qué las instalaciones con múltiples proyectores se ven mucho más nítidas que las instalaciones con un solo proyector 4K:

  • Tres proyectores 4K en blending y modo vertical ofrecen 5.700 pixeles de ancho x 4096 píxeles de alto, y un total de 22 megapíxeles accesibles.
  • Un solo proyector 4K en modo horizontal ofrece 4.096 pixeles de ancho x 2.160 pixeles de alto, y un total de 8,8 megapíxeles accesibles.

blank

Impacto lentes anamórficas en imágenes de pantallas gigantes

En el mundo real, no importa hacia donde giremos la cabeza, nuestra agudeza visual se mantiene inalterada. En otras palabras: la nitidez con la que percibimos líneas verticales, horizontales o ángulos no cambia (resolución vertical = resolución horizontal).

Si deseamos reproducir lo que vemos de manera natural conviene emplear píxeles cuadrados, y no rectangulares. Para evitar distorsiones es clave que la forma de los píxeles de la captura de la película se corresponda exactamente con la de los píxeles proyectados.

blank

Algunos sistemas de cine utilizan lentes anamórficas (llamadas también ‘lentes de ojo de pez’) para estirar imágenes de la proyección. Si llevamos a cabo esa acción en proyectores digitales con DMD de píxeles cuadrados, esos píxeles se alargan, dejando de ser cuadrados en la pantalla. El resultado es la pérdida de la uniformidad en la resolución, que disminuirá en la dirección del estiramiento.

Esa circunstancia indicaría que los sistemas que usan lentes estándar no anamórficas y píxeles cuadrados ofrecen una mayor fidelidad de imagen que los que utilizan lentes anamórficas o de ojo de pez en domos.

Además, si los diversos proyectores de un sistema con blending emplean lentes estándar, cada una de las lentes aporta una resolución más uniforme, una carga de calor inferior, mejor profundidad de campo y una calidad de imagen global superior a la que cualquier lente anamórfica es capaz, por si sola, de generar en un domo.

blank

Conclusión

Está claro que el mercado de pantallas gigantes en domos y planetarios debe mejorar su oferta para, al menos, seguir el ritmo del mercado del cine comercial y atraer al público a sus salas.

Aprovechar las posibilidades que ofrecen las pantallas con múltiples proyectores para proporcionar una experiencia inmersiva y nítida más fiel a la realidad podría ser una de las claves para brindar el efecto wow que anhelan las audiencias.

blankMarcos Fernández

Director de Christie para España y Portugal


(Visited 283 times, 1 visits today)

Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 16 Mar, 2020
• Sección: Display, Proyección, Tribunas